15 lugares con encanto en Oporto

Hace un tiempo que esta ciudad empezó a experimentar una notable transformación. Siempre eclipsada por la capital Lisboa, hoy Oporto goza de su propio protagonismo. Un casco antiguo rehabilitado, unas preciosas fachadas, excelentes tapas y vinos en restaurantes con modernas cartas y un ambiente que la llevan a encabezar los rankings de ciudades europeas más apetecibles. 

Oporto, segundo núcleo urbano más poblado de Portugal, es fácilmente abarcable. La desembocadura del maravilloso Duero le aporta un carácter especial. Gente amable y mucho más asequible para el bolsillo que cualquier ciudad centroeuropea. En sólo tres días se puede disfrutar de todo ello. Estos son 15 lugares, atractivos y con encanto que visitar en esta bonita ciudad, muy accesible desde nuestro país. 

1. PUENTE DON LUIS I

Detalle de la parte superior del Puente Don Luis I
Vista del puente Don Luis I desde el barrio de Gaia
Cruzando el puente Don Luis I. ¡Ojo con los tranvías!
Tranvía atravesando el Puente Don Luis I

Desde abajo, desde arriba, cruzándolo, por la mañana, al atardecer o en la puesta de sol. El puente más famoso de Oporto, vale la pena visitarlo en cualquier momento del día.-Inaugurado en 1886, es el más emblemático de los numerosos puentes que cruzan el Duero,  y une la ciudad con el barrio de Gaia.

2. CRUCERO POR EL RÍO DUERO

Vista del Duero desde el Puente de Don Luis I, al fondo se divisa el Puente de la Arrábida
Recorrido por el Duero, a su paso por Oporto: en primer plano el Puente de Sao Joao,  seguido por el Puente María Pía
Después de casi 900 kilómetros, el río Duero desemboca en el Océano Atlántico, en el estuario de Oporto

Un paseo en barco recorriendo el río Duero, es una delicia. Durante el viaje se pasan los seis puentes que cruzan el río. El Puente de Arrábida, el más largo de la ciudad, ya en la desembocadura del Duero en el Atlántico. El Puente del infante Don Enrique, construido en 2003; el Puente de Sao Joao, sólo para trenes; el Puente de Maria Pía, diseñado por un socio de Eiffel, o el Puente de Freixo, en el extremo este de Oporto. Los barcos parten del muelle de la Ribeira cada hora. Un imperdible en Oporto

3. LA RIBEIRA DEL DUERO

Detalle de los antiguos edificios de la Ribeira
La Ribeira vista desde la orilla del barrio de Gaia
Rincón de la Ribeira

Patrimonio por la Unesco, este pintoresco barrio del centro histórico, situado en la ribera del río Duero, con sus coloridas fachadas -que se aprecian mejor desde la orilla opuesta de Gaia- es uno de los lugares con más encanto de la ciudad. Restaurantes, terrazas, hoteles y mucho ambiente en la Ribeira. Recomendable de día y de noche. Un recorrido por sus empinadas callejuelas, te descubren el Oporto con sabor que no ha perdido ni un ápice de su autenticidad. Uno de mis lugares preferidos de la ciudad.

4. ESTACIÓN PORTO SAO BENTO

Detalle de la Estación de Porto Sao Bento
Panorámica nocturna de la Estación de Porto Sao Bento

Considerada como la estación más bonita de Portugal y quizás una de las más bonitas de Europa. Se ubica en pleno centro de Oporto, cerca de la Avenida de los Aliados. Su vestíbulo está decorado con más de veinte mil azulejos, que representan escenas históricas. Inaugurada en 1916 es una de las joyas de la ciudad.

5. VILA NOVA DE GAIA

El Duero desde el Barrio de Gaia con el Puente de Don Luis I al fondo
Vista de Gaia desde la Ribeira
Teleférico de Gaia, Oporto

Situada en el margen izquierdo del río Duero, parece estar integrada en Oporto pero se trata de otra ciudad nacida en el siglo XVII cuando los británicos se dedicaron al  brandy. Por ello lo más característico de Gaia son sus bodegas de vino de Oporto, algunas famosas como la de Sandeman, Calem, Ferreira o Graham’s. Se puede acceder a ella cruzando el río a pie o en tranvía por el Puente de Don Luis I, en metro o en una las barcas que cruzan de una orilla a otra, quizás ésta última la que tiene más encanto. El teleférico de Gaia, corto pero con un recorrido interesante, va desde lo alto del Puente de Don Luis I hasta la orilla de Gaia frente a las bodegas. 

6. PASEAR DE NOCHE POR EL CASCO ANTIGUO 

Oporto es una ciudad segura. Cuando cae el día y se empiezan a encender los antiguos faroles que iluminan el casco viejo, se inicia un momento mágico para disfrutarlo callejeando. Cualquiera de las empinadas calles que suben desde la Ribeira, son una buena opción para dejarse llevar sin rumbo fijo por un centro histórico peatonal. La luz amarilla lo invade todo y le da un carácter especial a la ciudad.

7. LOS COLORES DE LA CIUDAD

Cualquier rincón de Oporto te sorprende con su color en forma de colorísticos carteles,  grafitis o postales que un paciente vendedor coloca cada mañana en una de las puertas de la Rua das Flores, una de las calles peatonales más bonita y frecuentada de la ciudad.

8. PALACIO DE LA BOLSA

Fachada del Palacio de la Bolsa, Oporto
Gran patio central o Patio de la Naciones en el Palacio de la Bolsa
Segunda planta del Palacio de la Bolsa

El edificio del Palacio de la Bolsa de Oporto, es una joya que no hay que perderse. Ubicada en el corazón del centro histórico, en una de las principales plazas de la ciudad, se inauguró a finales del siglo XIX. Sólo es posible conocerla con visita guiada, pero vale la pena, en especial la Sala Árabe inspirada en la Alhambra y con una rica decoración. Actualmente se utiliza para eventos privados o recepciones oficiales. Es uno de los edificios más notables de la ciudad.

9. LIBRERIA LELLO  

Fachada de la famosa Libreria Lello

Esta famosa librería que sirvió de inspiración para la autora de Harry Potter, va a morir de éxito. Ya no es posible visitarla sin invertir horas en las largas colas que se forman a su alrededor, además de tener que pasar previamente “por caja” a comprar el ticket de entrada. Ante la disyuntiva de perder horas en la cola o seguir visitando Oporto, optamos por la segunda opción. Y fue un pena, porque tenía muchas ganas de conocerla: me gustan los libros, me gusta Harry Potter y es una de las librerías más bonitas del mundo…

10. TORRE DE LOS CLÉRIGOS E IGLESIA DEL CARMEN

Vista de la Torre de los Clérigos
Iglesia del Carmen, Oporto

La Torre de los Clérigos, además de ser la torre más alta de Portugal es uno de los edificios emblemáticos de Oporto. Con sus más de 75 m de altura y los más de 200 escalones, permiten una de las mejores panorámicas de la ciudad. El origen de su nombre proviene de los promotores de su construcción: los Clérigos Pobres, que la erigieron en el siglo XVIII en el lugar en donde se enterraba a los ajusticiados. 

Al otro lado de la avenida y muy cerca de la Torre de los Clérigos, luce con su fachada de clásicos azulejos blancos y azules la Iglesia del Carmen o Igreja do Carmo, una de las iglesias más bonita e relevante de la ciudad. 

11. PLAZA DEL INFANTE DON HENRIQUE EL NAVEGANTE

Plaza del Infante <Don Henrique el Navegante con el Mercado Ferreira detrás

Nacido en Oporto, Don Henrique el Navegante, notable figura histórica portuguesa, preside esta recoleta plaza, que nos indica que ya estamos cerca del barrio de la Ribeira. Es interesante sentarse en uno de sus bancos a descansar de los paseos por la ciudad, mientras se observan varios lugares de interés que rodean esta plaza: al norte se encuentra el Mercado de Ferreira Borges de 1883 hoy reconvertido en espacio lúdico; en uno de sus laterales el majestuoso edificio del Palacio de la Bolsa y el Instituto do Vinho do Douro.

12. CAFE MAJESTIC

Este histórico café de estilo modernista, está considerado como uno de los cafés moñas bonito del mundo. Situado en la comercial Rua de Santa Catarina, este rincón del 1921, sirvió de inspiración para J.K.Rowling, la creadora de Harry Potter. La autora vivió durante un tiempo en Oporto y frecuentaba este establecimiento. Dicen que como no tenía dinero, pedía un café que le duraba horas y horas mientras escribia. Su creación de ficción, acabaría siendo una de las más vendidas de la historia de la literatura. El interior está decorado con espejos, mármoles, bronces y estucos, transportándote a los años del Art Nouveau y las tertulias culturales en los cafés.  Un lugar con encanto y único en la ciudad.   

13. TIENDAS DE COLORISTICAS LATAS DE CONSERVAS

Loja das Conservas, lugar ideal para comprar una colorística lata de conserva de pescado

Sorprende el original y colorístico diseño del embalaje de las latas de conservas: sardina, atún, caballa… Lo descubrimos casi por casualidad, ya de noche y paseando por una calle en dirección a la Estación Porto Sao Bento. Una explosión de luz y color inunda esta tienda llamada Loja das Conservas y ubicada en la Rua de Mouzinho da Silveira, 240. Aquí está tan cuidado el continente como el contenido. ¡Un buen descubrimiento! 

Otra tienda que es todo un clásico para comprar conservas es A Pérola do Bolhao, en la céntrica Rua Formosa. Un lugar auténtico de los de toda la vida. La Casa Oriental es otra interesante opción en la Rua da Vitoria.

14. FOZ DO DOURO

El Atlántico en las playas de Foz
Faro de Foz do Douro
Una de las magníficas playas cerca de Oporto

Foz do Douro es el paseo marítimo por excelencia de Oporto, en donde puedes disfrutar de espectaculares vistas del Atlántico y de unas playas frente a las que comer o cenar, en los múltiples restaurantes y bares que se encuentran a lo largo del recorrido. El paseo se puede realizar en tranvía, autobús o caminando por la Avenida Brasil hasta Matosinhos. Es un viaje agradable y variado a lo largo del cual se puede visitar un fuerte (Castelo do Queijo), un faro y las numerosas playas. Hice este trayecto en otoño y resultó igualmente apetecible a pesar de no poder bañarte en el mar. El Atlántico es uno de los grandes atractivos de Oporto. Muy recomendable. 

15. MATOSINHOS

Escultura llamada Anémona, de la norteamericana Janet Echelman dedicada a los pescadores de Matosinhos 
Pareja en la playa de Matoshinos
Esculturas denominadas “Tragédia no Mar”, en la playa de Matosinhos. Rinde homenaje a las víctimas de un naufragio en 1947, el mayor desastre marítimo ocurrido en las costas portuguesas

Perteneciente al Distrito de Oporto, este municipio en la costa, forma parte del llamado “Gran Oporto”. El autobús 501 o 502 que sale del centro de la ciudad en Bolhao, va recorriendo la costa hasta llegar a las playas de Matosinhos. Una zona muy recomendable para comer pescado, con una buena oferta de restaurantes.

PERDERSE POR OPORTO

Esta ciudad invita a perderte sin guía, sin rumbo y sin mapas. Cuesta arriba, escalera abajo. Al girar una esquina te encuentras con una fachada interesante. Sigues y, al otro lado, un grafiti que fotografiar. Unos metros más allá un edificio precioso o un mirador espectacular desde el que disfrutar de la ciudad. En fin, Oporto es para saborearla lentamente como sus vinos. Y volver y volver, para seguirla disfrutando.

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *