Colores en Chichicastenango

Ya han pasado años desde aquel viaje de los años 90 a Guatemala.

La fotografía digital no existía y las diapositivas ayudaban a guardar en la retina momentos inolvidables del viaje. Uno de ellos, la visita al mercado de Chichicastenango, “Chichi” como ellos lo llaman.

Después de disfrutar de la belleza de la ciudad de Antigua, una de las ciudades coloniales más  bonita de Latinoamérica, nos dirigimos hacia Chichi en nuestro coche de alquiler . Un modelo desvencijado y que pinchó innumerables veces durante la ruta.

Llegamos a Chichicastenango la noche anterior al día del mercado semanal (los jueves y domingos). Se trataba de madrugar y poder visitar temprano el mejor mercado del país  antes de que los grupos de turistas aparecieran y lo invadieran todo.

Cuando todavía no ha amanecido, los indígenas que bajan desde las montañas, empiezan a colocar las  paradas  con sus mercancías : telas multicolores, artesanías, máscaras, frutas y verduras y un sinfín de productos . La actividad y el bullicio despiertan con el día. Los niños van de aquí para allá. Las mujeres con sus vestidos y coloridas telas sobre la cabeza, atienden la actividad comercial sentadas juntos a su mercancía.

El porcentaje de población indígena en Guatemala es uno de los más altos de América Latina . Los mayas conforman  la mayoría de la población del país y testimonio de ello es este mercado en el que todos son indígenas .

La iglesia de Santo Tomás, vestigio de los españoles, preside la plaza del mercado. En sus escalinatas encuentras a turistas despistados y mujeres vendiendo diversos productos. Hay que entrar en la iglesia y observar las ceremonias mezcla de catolicismo y sincretismo. El olor a incienso lo inunda todo.

Una explosión de colores y olores. No sólo es un mercado, es una experiencia en si misma.

Mi padre , que nos acompañó en aquel viaje, siguió recordando muchos años después, las sensaciones en las escalinatas de la Iglesia de Chichi.


Mi padre feliz en las escaleras de la Iglesia de Santo Tomás

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *