Elegancia en Agra, India

Siempre me ha fascinado el sari, el vestido tradicional de la mujer hindú.

Observar el paseo de un grupo de  saris balanceándose armónicos , es una visión fascinante. Con el Taj Mahal de fondo,  casi alcanza lo sublime de la delicadeza y elegancia. Vestir el sari es un arte y las hindúes lo hacen con maestría.

El Taj Majal, uno de los edificios más bellos del mundo. Por más veces que lo hayas visto fotografiado, no defrauda.  Cuando estás frente a él, el resto desaparece y aflora la soberbia perfección del conjunto. La simetría perfecta de una de las siete maravillas del mundo. En la distancia corta, sorprende: la decoración geométrica y floral, con incrustaciones de lapislázuli, coral, ámbar y jade, lo hace aún más bello .

Taj Mahal, Agra (India)

El amor. Fuente eterna de inspiración. El amor entre un emperador, Sha Jahan y su esposa Mumtaz Mahal. Un regalo póstumo de un hombre enamorado. Tras dos décadas de construcción, en 1648 enterró a su amada y junto a ella el propio emperador para reposar juntos eternamente .

Amor y belleza. Colores y elegancia.

 

Nota: la mejor hora para visitar el Taj Mahal es al amanecer , con las luces del alba o al atardecer en la puesta de sol. Una perspectiva atractiva es fotografiarlo desde el río Yamuna : aparece imponente entre sus aguas . Yo no tuve la ocasión de poder observarlo desde allí , uno de los motivos para volver y  saborear esta eterna maravilla.

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *