La piscina infinita más alta del mundo

Bellezas naturales, ciudades con carácter, rincones originales, templos que son joyas, geografias prodigiosas. Viajar te permite acceder a lugares excepcionales que te hacen soñar y vivir experiencias irrepetibles.

La República de Singapur es una ciudad-estado ubicada en el extremo de la península de Malasia. Con sólo 697 kilómetros cuadrados , es el país más pequeño del Sudeste Asiático. Con poco más de 5 millones de habitantessólo ha necesitado 200 años para convertirse en una de las principales ciudades globales y uno de los centros neurálgicos del comercio mundial, con el segundo puerto más dinámico del mundo y con el tercer mayor centro financiero del globo. Los analistas económicos la consideran la tercera mayor renta per capita del mundo con un elevado nivel de competitividad económica. En resumen, el país donde más ha aumentado la riqueza en el último siglo.

Gardens by the Bay vistos desde el Hotel Marina Bay Sands

Nada más aterrizar en Singapur percibes que es diferente al resto del Sudeste Asiático. Desde su impresionante aeropuerto,  hasta la llegada a la ciudad , en nuestro caso, saliendo de una parada de metro en el mismísimo corazón financiero. Hay mucho que ver y disfrutar en Singapur y no necesariamente los lujosos centros comerciales y magníficos edificios de la ciudad. Chinatown y Little India recuerdan que estás en cualquier rincón de Asia.

Hotel Marina Bay Sands desde Gardens by the Bay, espectáculo de luz y sonido

Un baño a 200 metros de altura con unas vistas espectaculares del skyline de una de las ciudades más atractivas del Sudeste Asiático, es una experiencia única.

El Hotel Marina Bay Sands, cuya espectacular y original construcción se divisa desde cualquier ángulo de la ciudad, construyó en su parte más elevada un barco-terraza con una piscina infinita de 150 metros de largo. Sólo puedes disfrutar de ella si te hospedas en el hotel. Recomiendo la experiencia.

Vistas del skyline de Singapur desde el borde la piscina infinita del Hotel Marina Bay Sands

El clima del Sudeste Asiatico no siempre acompaña, pero da igual. Vale la pena bañarse incluso con nubes y lloviendo. A cualquier hora :mañana, tarde o noche . El lugar es único y la sensación especial.

Y tan atractivo resulta observar las torres urbanas que conforman el skyline de Singapur como a los bañistas: nadando de aquí para allá, utilizando su palo selfie y sus móviles con protecciones varias contra el agua. Todos buscan el mejor ángulo para su instantáneas cualquier ángulo es bueno. 

Cuando cae la noche nos espera un nuevo atractivo de la ciudad: el espectáculo de luz y sonido en Gardens by the Bay, ubicados enfrente del Hotel Marina Bay Sands, unos jardines levantados en tierra ganada al mar. Una maravilla técnica que ilumina los “supertrees” 

Hotel Marina Bay Sands desde Gardens by the Bay, espectáculo de luz y sonido

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *