Los Ghats de Varanasi

Son las cinco de la mañana y todavía no ha amanecido . Caminamos hacia los gaths. En la India, un ghat es una serie de escaleras que conducen a un río, o espacio de agua, utilizada por peregrinos y bañistas . Estamos en Benares o Varanasi, una de las siete ciudades sagradas del hinduismo. Nos dirigimos hacia el Ganges, el río sagrado por excelencia.

Los callejones están oscuros y vamos pisando  sin saber el qué . Por el hedor que nos rodea, intuyo que una mezcla entre barro, heces de vaca y deshechos varios. Angostas calles, vacas impertérritas, indios sentados en cuclillas clavándonos la mirada, con esa profundidad que sólo he visto en los hindúes. 

Está amaneciendo. La ciudad se va despertando.

Llegamos al río. Gente y más gente. Unos llenando de agua sus  vasijas doradas relucientes (está mucho más limpio el recipiente que el contenido). Otros en pleno baño enjabonándose y sumergiéndose en el río  El agua es marrón, un marrón  chocolate . La corriente se interrumpe por restos de animales muertos. Con los primeros rayos de luz cogemos una barca para navegar por el río. Antes y siguiendo la tradición, deposito en el agua una vela encendida encima de una hoja de loto. Es un momento especial. La vela se va alejando con los movimientos de la corriente. La observo durante un buen rato.

De repente percibo un olor profundo, distinto, llamativo. Pregunto al barquero y me señala en la distancia con el dedo.

El viento transporta el olor de carne humana quemándose en los rituales del Gath Manikarnika, el principal ghat de cremaciones. La barca sigue navegando y puedo observar a lo lejos el humo.

Dura, intensa, contradictoria, dual y única. Así es la India.

(Post dedicado a mi padre , que fue feliz compartiendo este lugar)

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *