Los vigilantes del mar

Siempre he tenido un magnetismo especial por los faros. Elegantes, valientes, vigilantes y útiles. Altos y bajos. Gordos y flacos. Blancos o de colores. Activos o en desuso. Nuevos o antiguos. 

Todos con su peculiar atractivo. Todos aguantando los envites del mar.

Acercarme a un faro me transmite una energía especial. Imagino que vivo allí, a su lado, vigilando el mar. Divisando y guiando a los navegantes. Siempre en estado de vigía.

Este es un breve compendio de faros que han ido surgiendo en mis viajes. Sin buscarlos. Los he ido encontrando o quizás ellos me han ido encontrando a mi … Y es por ello que no hay un criterio definido, ni se trata de una selección concreta. Solo eso : han ido apareciendo aquí y allá . 

En algunos casos , la minoría, he ido a su encuentro, por proximidad, por curiosidad. En la mayoría, han surgido y eso les da un carácter especial, por lo inesperado .

Todos ellos forman parte de mis experiencias viajeras.Este es mi pequeño homenaje a los vigilantes del mar: silentes observadores y pacientes guías.

Hay muchos más, ya irán surgiendo trasteando fotos, diapositivas y demás material fotográfico. Por el momento, he encontrado estos. 

 

Isla de Vancouver. Columbia Británica, Canadá

 

La Torre del Reloj (1772), Barrio de la Barceloneta, Barcelona

 

Faro Blanco de La Rochelle, Francia

 

Faro de Cayo Vizcaíno (1846), Miami. EEUU

 

Faro del Castillo del Morro (1845). La Habana,Cuba

 

 

Faro de Mean Ruz, Costa del Granito Rosa. Bretaña francesa

 

Barco-faro, Báltico
Santa Bárbara, California. EEUU
Faro de Cabo Trafalgar, 1860. Barbate, Cádiz. Andalucía

 

Faro de Punta de Tarifa, Isla de las Palomas, siglo XVI. Tarifa, Andalucía

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *