TOP 5+1 Joyas Modernistas

Barcelona, ciudad de sensibilidades y emociones. Inspiradora de artistas y punto de encuentro cultural. Gaudí: Genio brillante. Innovador precoz. Inspirador naturalista. Barcelona bonita, plena, singular, elegante. Rompedora y dual. Gaudí y Barcelona : un  vínculo atrevido e íntimo. Una ciudad que exhibe las obras  maestras del genio. Un arquitecto que regala a la ciudad su genialidad. El Modernismo se llama Barcelona.

Es tanta la profusión de modernismo en la ciudad, que no es tarea fácil hacer una selección. Ahí van mis TOP 5 joyas modernistas de Barcelona.

1.CASA BATLLÓ by Gaudí (1904 -1906)

Miras al cielo y las escamas de colores que brillan con la luz del sol, conforman el lomo de un dragón atravesado por la empuñadura de una espada. Magia. Así lo visualizó Antoni Gaudí y así lo hizo: la Leyenda de Sant Jordi en el tejado de uno de los edificios señoriales del Paseo de Gracia. 

“Y pondré un dragón coronando un edificio… y será el edificio más legendario, más catalán señor Batlló” – Antoni Gaudí

Me habría gustado ver la cara de Josep Batlló ante la genialidad del innovador Gaudí. Este industrial catalán compró el apático edificio sito en el número 43 por 510.000 pesetas, con la intención de derribarlo y construir uno nuevo. Finalmente le encargó a Gaudí su remodelación. 

Ventanal de la planta noble, Casa Batlló

He visitado esta joya en varias ocasiones y he tenido la oportunidad de disfrutarla en varios eventos. Siempre descubro algún nuevo detalle, alguna genialidad del genio que, no sólo diseñó la fachada, azotea y patios interiores sino el mobiliario y detalles de la planta noble.

Vista nocturna de la fachada, Casa Batlló
Casa Batlló decorada para el día de Sant Jordi , 23 de abril

La naturaleza para Gaudí fue siempre una fuente de inspiración. La planta noble, en la que vivía la familia burguesa propietaria de la finca, es un compendio de ello: los techos, pomos, la chimenea … todos ellos elementos de la naturaleza. Las espirales responden al movimiento del aire y agua formando remolinos. Casa  Batlló es la culminación del concepto de arquitectura naturalista. 

Patio interior de Casa Batlló. Los azulejos de la parte superior son más intensos en azul que los de la parte inferior, para dar la sensación de mayor luz.

En el año 2003 se recuperaron los desvanes y la azotea de las chimeneas ubicados en la parte más alta de la casa. Antiguamente se ubicaban los lavaderos, los trasteros de arcos catenarios, depósitos de agua … La azotea es una joya, de día o de noche. Reformado recientemente el trencadís de las chimeneas, te arropan en los conciertos que se realizan en verano y que son muy recomendables.

Detalle interior de Casa Batlló en la planta noble
Detalle de la barandilla de la planta noble, Casa Batlló
Buhardillas, Casa Batlló

Gaudí convertía simples chimeneas en autenticas joyas revestidas de vidrio trasparente y de cerámica. Se abrieron al público, ya restauradas en 2004.

En la fachada, totalmente rediseñada por Gaudí, añadió unas barandillas de hierro con forma de antifaz, la revistió con trencadís. Los balcones de hierro fundido y color marfil evocan un antifaz o incluso la parte superior de una calavera que, junto a las columnas recuerdan estructuras óseas.

Casa Batlló un prodigio de creatividad y belleza. Una joya modernista única.

Azotea , Casa Batlló

2. CASA MILÁ “La Pedrera” by Gaudí (1906 – 1910)

Durante años, las joyas de Gaudí permanecieron escondidas a los ojos de los transeúntes de Paseo de Gracia. La contaminación acumulada durante años, mantuvo La Pedrera de color oscuro y sus formas curvilíneas eran imperceptibles. En 1986 una entidad bancaria adquirió La Pedrera y efectuó las obras de restauración que permitieron volver a disfrutar del aspecto original de esta joya modernista ubicada en una de las mejores esquinas de Paseo de Gracia.

Fachada de la Casa Milá

Esta vez, el que realizó el encargo a Gaudí, fue el rico empresario textil Pere Milà, casado con Roser Seguimon también con una gran fortuna. La obra supuso un escándalo en la época. 

Todo es singular y transgresor en la Casa Milá: su fachada completamente curva desafiando las formas ortogonales del Eixample barcelonés; el primer parking subterráneo de Barcelona; los patios interiores que proporcionan luz natural a cada uno de los dos apartamentos de 300 metros cuadrados por planta; puertas escultóricas de entrada a la casa, basadas en formas orgánicas combinando magistralmente la forma estructural y ornamental.

Detalle de uno de los patios interiores, La Pedrera
Detalle de la puerta de entrada, La Pedrera

En la azotea situada sobre el desván, un ejército de chimeneas, torres de ventilación y salidas de escaleras se convierten en un jardín de esculturas al aire libre. Cascos de guerreros, torres cónicas o con ondulaciones helicoidales, formas acampanadas. Utilizando trencadís e incluso trozos de botella de cava de color verde.

Casa Milá , un universo inédito en los comienzos del siglo XX. Sólo Gaudí fue capaz de visualizarlo y plasmarlo. Un prodigio de innovación y creatividad. Mi favorito.

 

Azotea de La Pedrera
Detalles de la azotea, La Pedrera
Detalles de la azotea, La Pedrera

3. SAGRADA FAMILIA by Gaudí (1882 – en construcción)

Salimos del Paseo de Gracia pero seguimos en el Eixample, algo más al norte de la ciudad. Este era un territorio despoblado con terrenos agrícolas cuando Gaudí inició la construcción de la que será su obra cumbre: el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia. Actual icono de Barcelona y uno de los monumentos más visitados de Europa, siempre ha estado acompañado de polémica. 

Gaudí trabajó en el templo durante 43 años hasta 1926 y lo hizo de forma exclusiva (y viviendo en su interior) desde 1914 hasta el día de su muerte causado por el atropello de un tranvia. Se prevé la finalización del templo en 2026 coincidiendo con el centenario de la muerte de Gaudí.  

Recreación virtual de la Sagrada Familia finalizada

 

Sagrada Familia en construcción (2013)

Hay un dicho catalán de toda la vida: ” Esto tardará más que la Sagrada Familia”. He crecido con ella en construcción y sigue inacabada. Es uno de los proyectos arquitectónicos más largos del mundo. Uno de los principales obstáculos es la complejidad de los diseños de Gaudí y la destrucción de los planos y maquetas cuando en la guerra civil incendiaron su estudio en 1933. A partir de entonces, hubo que seguir sin los planos originales del templo. 

La Sagrada Familia despierta sentimientos encontrados. La obra del escultor Subirachs de la Fachada de la Pasión ha generado polémica. Se considera que su composición y estilo se alejan de la esencia de Gaudí. Hay quien preferiría  dejar el templo intacto, como una ruina romántica. La controversia entre el monumento inacabado o el edificio terminado prosigue. Pero cierto es, que Gaudí ya no es patrimonio exclusivo de los arquitectos sino de la humanidad entera. A pesar de que pueda faltar “alma Gaudiana” al proyecto, cuando esté finalizado, probablemente será el monumento religioso más relevante del siglo XXI.

Sombras en la nave central , Sagrada Familia

El espacio de la nave central inaugurada para la consagración del templo por el papa Benedicto XVI en 2010, es imponente, espectacular. Y la sensación que uno tiene cuando entra en ese bosque de columnas adentrándose  en los juegos de luz de colores es inigualable.

A pesar de que quizás se haya podido manipular la idea original del genio, o pueda llegar a parecer un parque temático, creo que valdrá la pena verla finalizada. Cuando se levante la Torre de Jesucristo de 170 metros de altura, será una construcción de magnitud monstruosa.  

Detalles de las torres de la Sagrada Familia

 

Cuatro millones y medio de visitantes recibe al año y dicen que hasta 20 millones la observan sin acceder a su interior. Importante fuente de financiación, ya que durante muchos años se financió exclusivamente con donativos y aportaciones privadas. 

La Sagrada Familia será el conjunto escultórico más grande del mundo y ÉL seguirá allí , reposando en la cripta del templo, donde descansan sus restos.

Una obra indefinible e imperdible.

4.PARC GÜELL by Gaudí (1900 – 1914)

Este parque público (no gratuito) inaugurado en 1926  fue ideado por Gaudí como barrio residencial y esta vez por encargo del empresario Eusebi Güell, mecenas y amigo íntimo del arquitecto, colaborando en varias ocasiones. Los terrenos, propiedad del Conde Güell y ubicados en la falda de la montaña, están en la parte alta de la ciudad, actualmente pertenecientes al distrito de Gràcia. Fue el conde quien proyectó convertir los terrenos en una urbanización y le encomendó el proyecto a su admirado amigo. 

Detalles de la Fuente del Dagrón, Parc Güell

Gaudí volvió a desplegar su ilimitada capacidad creativa. El proyecto fue concebido para ubicar viviendas residenciales (en los inicios del 1900) destinadas a la burguesía, con acabados de gran calidad artística, en un proyecto al estilo de las ciudades-jardín inglesas (el nombre inicial fue Park Güell). Fue un fracaso. La urbanización prevista con más de 60 viviendas diseminadas por un inmenso jardín y con una vista panorámica sobre Barcelona, no se llegó a construir.

Sala Hipóstila o de las Cien Columnas, sirve de soporte a la plaza superior desde la que se observa una espléndida panorámica de Barcelona
Detalles de una de las ventanas del Para Güell
Ventana de la Casa-Museo Gaudí, Parc Güell

Los barceloneses no encontraron atractivo en ir a vivir a una zona por entonces poco urbanizada, lejos del centro de la ciudad, cuando lo que “molaba” era un gran edificio en el Ensanche, a poder ser en el Paseo de Gracia y realizado por Gaudí. Solamente se vendieron dos parcelas, una de ellas es la actual Casa-Museo Gaudí. A la muerte del conde Güell en 1918 sus herederos decidieron vender el parque al Ayuntamiento de Barcelona para convertirlo en público en 1922.

Detalle del Pabellón de Portería , Parc Güell
Detalle de los bancos de la terraza, Para Güell

Lo mejor del parque: 

  • pasear y perderse por el parque , sin rumbo fijo y saboreando cada rincón
  • Fuente del Dragón a la entrada del parque
  • La Terraza con asientos de trencadís con maravillosas vistas de la ciudad
  • Casa-Museu Gaudí
  • Sala de las Cien Columnas, proyectada para albergar el mercado de la ciudad residencial
  • Pórtico de la Lavandera

5. PALAU DE LA MUSICA CATALANA by Lluís Domènech i Muntaner (1905 – 1908)

Este prolífico arquitecto fue maestro de Gaudí. Suyos son el Palau de la Música y el Hospital de Sant Pau (recientemente reformado y abierto al público) sus obras más emblemáticas, junto a otros edificios también muy interesantes como son: Casa Fuster, Casa LLeó Morera, la Fonda Espanya … El legado de Domènech i Muntaner es muy notable.

Detalle de una antigua taquilla del Palau de la Música

El Palau de la Música es un icono cultural y sentimental para Cataluña, el santuario musical catalán y una de las joyas arquitectónicas del modernismo catalán. Como es habitual en las joyas modernistas, su construcción se comenzó por encargo, pero esta vez de una institución: el Orfeón Catalán, siendo su sede desde la inaguración.

Se ubica en el barrio de La Ribera, centro económico de la ciudad entre el siglo XIII y XV, actualmente en un entramado de calles peatonales. La fachada principal original con profusión de esculturas y decorados modernistas, situada en la calle Sant Pere mes Alt fue el único acceso hasta 1989. A partir de este año se inauguró una parte más moderna y se cambió el acceso.

La sala presenta una excelente acústica. Acoge conciertos, coros, recitales , eventos culturales etc… El escenario de la sala de conciertos es una joya en sí misma, con un potente grupo escultórico y un órgano. La espectacular claraboya del techo que preside la sala, cumple la función de lámpara. 

Sala de conciertos del Palau de la Música

El edificio tiene el sello de Domènech i Muntaner, original y de gran calidad. Disfrutar de un concierto en “el Palau” es una experiencia única. 

Recomendable tomar un tentempie en la Cafetería del Palau situada en el Foyer modernista.

Una de las salas de conciertos más notables de Europa con el sello modernista.

6. HOSPITAL DE LA SANTA CREU I SANT PAU by Lluís Domenech i Muntaner (1930)

Otra joya de Domenech i Muntaner. En la década de los 90 tuve que visitar con frecuencia este hospital por temas profesionales. En aquellos años esta espléndida construcción modernista no gozaba de ningún esplendor. En el patio central interior, en donde ahora lucen preciosos pabellones modernistas, se agolpaban feos barracones que albergaban servicios hospitalarios.

Se trataba de un mosaico desordenado de estructuras temporales y resquicios modernistas sin restaurar que no lograban transmitir lo que un día fue. La trayectoria de este mítico hospital catalán ha sido larga, desde el siglo XV (las primeras instalaciones ubicadas en El Barrio del Raval) hasta el XXI. Después de más de ocho décadas de actividad sanitaria en el recinto modernista, se construyeron unas nuevas instalaciones hospitalarias en 2009 desocupando el recinto modernista para reconstruirlo y abrirlo al público.


La visita es absolutamente recomendable. El hecho de que las instalaciones restauradas albergara un gran hospital es un valor añadido a la visita. Se pueden recorrer los túneles que comunicaban los diferentes pabellones, todo un mundo en el subsuelo… Las salas que albergaban los enfermos.

Para descubrir y disfrutar de cada rincón es conveniente realizar una visita guiada, compatible con pasear por el patio central entre pabellón y pabellón. Domènech i Muntaner diseñó un hospital organizado en pabellones independientes, rodeados de jardines e interconectados por túneles subterráneos. Cada edificio estaba destinado a una especialidad médica diferente. El rey Alfonso XIII lo inauguró en 1930.

Por algo todas estas joyas modernistas son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *