Las mejores heladerías de Barcelona

Cremosos. Aromáticos. Con la textura y temperatura adecuadas. Múltiples sabores. En verano, en invierno y sobretodo: ricos, muy ricos. Son: LOS HELADOS.

Desde bien pequeña mostré una gran atracción hacia ellos, incrementándose con el paso de los años. Saborear un helado es uno de mis placeres favoritos.  Cuando llego a una nueva localidad, casi por casualidad, acabo en las mejores heladerías. Es una motivación extraordinaria probar los helados de diferentes ciudades y continentes. Los italianos son mis favoritos: el gelato artesanal es una auténtica institución y su calidad inigualable, pero aquí también tenemos buenos helados.

Helado de Té Matcha en Gocce di latte

Los sabores, combinaciones y texturas varían según su localización. Por ejemplo, en Asia disfruto del helado de té matcha, más conocido como helado de té verde, ausente de las heladerías europeas y habitual en las asiáticas, especialmente en Japón.

Heladería italiana Gocce Di Latte

Mi pasión por los helados me motiva a iniciar esta nueva sección del blog: de “MIS TOPS” que pretende compartir mis preferencias viajeras. Así que… ahí van las heladerías favoritas de mi ciudad. ¡A disfrutar!

1. GOCCE DI LATTE 

Calidad exquisita. Pla de Palau, 4

En mi opinión la mejor heladería de la ciudad. Regentada por dos italianos, abierta desde hace cinco años y ubicada en el Barrio del Born en una plaza, Pla de Palau, que fue en la antigüedad la plaza principal de la Barcelona comercial, siendo la que daba al único acceso que se tenía a la ciudad desde el puerto, a través del portal de Mar (siglo XVI).

Un mundo de sabores, desde los tradicionales como el chocolate, avellana, pistacho, vainilla… hasta exquisitas mezclas entre las que destacan el sorbete de pera, jengibre y canela (mi favorito), el exótico curmuma, mandarina y romero o el de coco con menta y cilantro. Para los chocolateros: el choco negro, sal y aceite extra virgen y la mítica crema catalana. El mejor helado de té de matcha de la ciudad. 

2. ROCAMBOLESC 

Apuesta creativa y original del universo Roca. La Rambla, 51

La cuarta heladería de los hermanos Roca, de El Celler de Can Roca,  galardonado como mejor restaurante del mundo, se abrió hace poco más de un año en Barcelona en el Espai Liceu en plena Rambla.  Jordi Roca ha conseguido con Rocambolesc altas dosis de creatividad y diversión. Con una estética que recuerda a “Charlie y la fábrica de chocolate”, se pueden degustar cremas heladas, originales “polos” y diversas guarniciones de “topping”.

Helado de manzana al horno, de parmesano, de espárragos y trufa, de pan tostado con aceite de oliva, de carajillo de baileys, de magdalena, sorbete de mojito, de coco, de mango… Polos con originales formas y significados: el Rocanas (inspirado en la nariz del autor) de fresa con agua de rosa; el Dedo de Colón de chocolate, aceite y sal; la Mano Dorada de naranja sanguina y mango; el Culo de la Leona de manzana y bergamota; el Oso y el Madroño de ciruela y melocotón; o el Velencoco de leche merengada, coco, canela y limón inspirado en la figura del modelo Andrés Velencoso. Todo muy creativo y muy rico.

3. AMORINO 

Gelato al naturale. Las Ramblas, 125

Amorino propone un gelato hecho a base de productos naturales, sin colorantes ni aromas artificiales. Los ingredientes están cuidadosamente seleccionados y producidos artesanalmente. A sus tiendas las denominan boutiques y los helados los presentan formando pétalos de una flor sobre el cucurucho de galleta. Todo es delicado y sutil en Amorino

Desde la lima al basílico, el pistacho Mawardi, el Cheesecake al frutti rossi, amarena, banana del Brasile, caffe altura luz supremo, caramello al burro salato, cioccolato amorino, cocco puro Sri Lanka, frutto della passione … a cual sabor más delicioso. Mi favorito: avellanas “sorbete de avellanas bio de los montes nebrodi de Sicilia”. De los varios establecimientos ubicados en Barcelona, recomiendo el de Las Ramblas enfrente de la Font de Canaletes, uno de los lugares emblemáticos de la ciudad a donde los culés van a celebrar las victorias del Barça. Dice la tradición que si bebes de la Fuente de Canaletas, volverás siempre a Barcelona. Yo lo hice y… volví.

El gelato Amorino se presenta formando los pétalos de una rosa

4. CASA DANONE

El yogur de siempre en helado. Calle Argenteria, 49

Hay muchos helados de yogur, pero el auténtico es el Danone. Los inicios de esta conocida empresa se remontan al 1919 cuando se creó en Barcelona la primera fábrica en el mundo de yogur industrial. Según indica Danone, su yogur helado se basa en tres pilares: autenticidad, sabor y salud. Doy fe del sabor: de todos los helados de yogur que he probado es el mejor y más cremoso. Lo sirven en cucurucho o en vasito de varios tamaños y aderezado con toppings para todos los gustos: dulce de leche, fresas, kiwi, mango, lacasitos, mermeladas, oreo, muesli, nocilla, praliné, chocolate blanco, crocant, salsa de fresa … Casa Danone se ubica en la bulliciosa y turística calle Argenteria, a escasos metros de la Basílica de Santa Maria del Mar.

5. CREMERIA TOSCANA

El gelato tradicional. Calle Muntaner, 161

La Cremeria Toscana une tradición, artesanía y calidad . Creada por Andrea Giuntoli, nacido en Milano y de orígenes toscanos, La Cremeria Toscana abrió sus puertas en 2004, en pleno barrio de l’Eixample. En La Cremeria Toscana elaboran a diario sorbetes y helados combinando ingredientes de calidad y de temporada. El resultado es un delicioso y cremoso helado artesanal. Sus sabores: chocolate negro, amaretto, avellana, café, canela, cookies, leche merengada, mascarpone, pistacho, amarena, tiramisú … El sorbete de mango, excelente. 

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *