Túnez: Medina mágica y pueblo azul

Túnez es un país que tiene mucho que ofrecer. Historia, cultura y paisajes en el norte de África. Ruinas, mercados y zocos, desierto, playas y ciudades interesantes. Dos de sus joyas son la Medina de la capital, ciudad de Túnez y el pueblo azul Sidi Bou Said, a tan sólo 30 minutos de la capital, uno de los rincones más bonitos del Mediterráneo

Mezquita en la Medina de Túnez

La Medina de Túnez, a diferencia de las de Marruecos, tiene techo en la mayoría de su recorrido. Me encanta perderme por las medinas sin rumbo fijo. Caminar, observar y disfrutar de la gente, tiendas y zocos. Es una ciudad dentro de la ciudad. El tiempo transcurre lento y al girar en cada callejón, aparece una sorpresa. 

Un puesto de telas por aquí, uno de babuchas por allá. Un mini restaurante para degustar las especialidades locales. Un hombre sentado viendo la vida pasar. Mujeres, ajenas a los turistas, comprando chilabas y pañuelos para la cabeza. Fieles que acuden a las mezquitas. Puestos que venden chechiyas, el sombrero rojo de lana típico tunecino. Jaulas para pájaros. Y puertas: azules, amarillas o blancas, todas decoradas con clavos negros.

¡¡Terraza, terraza. Pueden subir a la terraza!!, nos gritan a nuestro paso por uno de los callejones. La Medina hay que verla desde arriba. En las azoteas de algunas tiendas se divisan panorámicas inolvidables, con una tranquilidad inusual.  

Y entre paseo y regateo, un té con piñones mientras nos tomamos un descanso antes de proseguir por este Patrimonio de la Humanidad.

Salimos de la capital y nos dirigimos hacia la costa. A no más de 20 kilómetros, encontramos una joya: el pueblo de Sidi Bou Said. Una armónica combinación en blanco y azul. Subido a una atalaya frente al Mediterráneo, este pueblo tiene sabor a mar. Callejuelas laberínticas, fachadas de un blanco impoluto y unos particulares balcones azules de rejas, muy fotogénicos con las sombras y las luces.

Café des Nattes, uno de los más emblemáticos en Sidi Bou Said
Típicos balcones en Sidi Bou Said

El paraíso de las puertas y ventanas. De los cafés, algunos con unas magníficas vistas sobre la bahía de Túnez . De las tiendas de artesanía tunecina: plata, cerámica, telas o marionetas.

Si existe una lista de pueblos azules repartidos por el mundo, sin duda, Sidi Bou Said debería aparecer en las primeras posiciones junto a Chefchaouen, en Marruecos.

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *