La mirada infinita de Guiza

La Esfinge, el gigantesco guardián con la mirada infinita de Guiza, era considerada una divinidad. Con su mirada milenaria y nariz mutilada, permanece impertérrita observando el horizonte. Era temprano. Invierno. Inexplicablemente estaba sola y sin espectadores, a pesar de que en aquella época, Egipto era una potencia turística. Era temporada alta y mi segunda visita a este milenario lugar.


Incluso siendo un símbolo del imaginario universal y haberla visto cientos de veces, me impresionó su presencia

Cuerpo de León y Cabeza de Faraón. Sus dimensiones colosales abruman. Después de observarla detenidamente durante un buen rato y constatar su magnificencia, decidí fotografiarla. Me situé en una perspectiva lateral, captando la mirada infinita de Guiza.

La mirada infinita de Guiza
Esfinge de Guiza, 1998

Eran tiempos de fotografía analógica y había que afinar en el disparo. Cuando ya la tenía encuadrada y a punto de hacer click, apareció por mi izquierda un carromato avanzando hacia ELLAParecía David frente a Goliat. Por un momento, me sentí solamente acompañada de aquel minúsculo objeto que se acercaba lentamente y el perfil mutilado de ELLA.


Dicen los expertos que ya ha cumplido 8000 años y se construyó en tiempos de la dinastía IV, la época más gloriosa del Imperio Antiguo

La Gran Esfinge se realizó esculpiendo un montículo de roca caliza situado en la meseta de Guiza. Tiene una altura de unos 20 metros aproximadamente y unos 70 de longitud. La cabeza podría representar al faraón Kefrén, teniendo el cuerpo la forma de un león. Aunque ahora parezca mentira, en épocas antiguas estaba pintada en vivos colores: rojo el cuerpo y la cara, y el nemes (tocado funerario de tela que cubría la cabeza) con rayas amarillas y azules. Ahora es una gran mole de piedra con la mirada perdida en el infinito, esperando “vivir” miles de años más.

Pirámides de Egipto

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *