Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona

Gaudí determinó que la torre más alta de la Sagrada Familia no superaría la altura de Montjuic, puesto que consideraba que “lo construido por el hombre no puede estar por encima de Dios”. Por ello, la Torre de Jesús medirá 172,5 metros, cinco centímetros por debajo de los 173 metros que ostenta Montjuic, la montaña de Barcelona. Gran parte de la montaña se reurbanizó para la Exposión Universal de 1929 y tenemos la suerte de que aquellas construcciones hayan llegado hasta nuestros días.  

Pabellones de la Exposición Universal de 1929

Mi amiga Nuria opina que “todo barcelonés debería pasar por Montjuïc para ser consciente de lo que es Barcelona”. Y no puedo estar más de acuerdo con ella. Desde cualquier ladera de la montaña, las vistas de la ciudad son magníficas. 

Vistas de Colón desde la montaña de Montjuic

Historia de la montaña de Montjuïc

Empecemos por su nombre. Montjuic significa montaña de los judíos. La comunidad judía instaló su cementerio hasta 1391 y en la actualidad  el cementerio de Montjuic inagurado en 1883, ocupa la ladera sur de la montaña y ha sido el lugar de descanso de la burguesía catalana. Sants-Montjuic es el districto tercero de la ciudad y el más extenso. El municipio independiente fue agregado a Barcelona a finales del siglo XIX. Su situación elevada invitó desde tiempos antiguos a construir una fortaleza que acabó convertida en castillo. 

Entrado el siglo XX y con motivo de la Exposición Internacional de 1929 de Barcelona, la montaña se transformó profundamente. Para acoger el evento, se construyeron caminos, se levantaron palacios y pabellones siguiendo un plan trazado por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch. Con el acontecimiento se crearon espacios que han perdurado en el tiempo: el Palau Nacional (MNAC), el Estadi Olímpic, el Poble Espanyol, el Pavelló de la Ciutat (Guardia Urbana), el Palau de les Arts Gràfiques (Museu Arqueològic), el Teatre Grec, la Font Màgica, el Pavelló Mies Van der Rohe o los jardines de Miramar.

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona
Detalle de uno de los pabellones de la Exposición Universal de 1929

Tras la Exposición, la montaña fue escenario de Ferias de Muestras pero empezó a caer en el olvido. En la oleada migratoria del siglo XX, se construyeron barracas que fueron amontonándose en las laderas de la montaña, a la espera de mejores condiciones de vida. Algún acontecimiento deportivo devolvía el protagonismo a Montjuic, como los premios automovilísticos y motos de los años 70. Los tres jardines inaugurados en 1970 fue otro de los hitos de la montaña. Un parque de atracciones que funcionó entre 1966-1998 y que recuerdo vagamente en mi infancia y también espacios culturales, actualmente albergando a tres museos: MNAC, Fundación Miró y Museo Arqueológico.

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona
Las 4 columnas de Puig y Cadafalch de 1919 que simbolizan las 4 barras de la senyera

La recuperación definitiva de la montaña de Montjuic llegó con la celebración de los Juegos Olímpicos de 1992. Fue un gran acierto construir la Anella Olímpica en torno a un olvidado Estadi Olímpic, junto al moderno Palau Sant Jordi y la torre de Calatrava. Desde entonces, la montaña de Montjuic es mucho más que la montaña de Barcelona.

Castell de Montjuïc

Podríamos decir que Barcelona se encuentra encajonada entre dos montañas. Montjuic, al norte frente al mar y la otra, el Tibidabo al sur en la sierra de Collserola, a más de 500 metros sobre el nivel del mar, famosa por su parque de atracciones. Así pues, la ciudad mira al mar y a la montaña creciendo entre ambas.


La montaña de Montjuic siempre ha sido un lugar estratégico en la defensa de la ciudad

Primero torre de vigía, después fortín para evolucionar a fortaleza y finalmente, en 1751 convertido en el castillo actual, en catalán el Castell de Montjuïc. Testigo durante siglos de revueltas, guerras y fusilamientos. Su abrupta historia ahora goza de tranquilidad y fue devuelto a la ciudadania como equipamiento municipal en 2007.  

Vistas del puerto de Barcelona desde el Castillo de Montjuic
Puente del foso y entrada al castillo de Montjuic

Este espacio alberga conciertos, exposiciones y actividades lúdicas, siendo uno de los mejores miradores de la ciudad. La terraza del patio de armas tiene unas vistas de 360 grados y una panorámica del puerto de Barcelona. Un teleférico llega hasta el castillo desde la estación del funicular de Montjuic.

Telefèric de Montjuïc

Si quieres tener unas buenas vistas de Barcelona desde el aire, el Teleférico de Montjuic permite divisar la ciudad a vista de pájaro. Al Castillo de Montjuic se puede acceder en coche, aparcando en un parking cercano o mediante el Teleférico de Montjuic. La ruta se inicia en el Parc de Montjuïc, desde donde el teleférico va directo al Castell de Montjuïc sin paradas intermedias, en un recorrido de aproximadamente diez minutos. En el trayecto de regreso, el teleférico incluye una parada opcional en el Mirador de l’Alcalde

Es atractivo realizar uno de los trayectos coincidiendo con la puesta de sol para disfrutar, aún más, de unas maravillosas vistas de Barcelona y la montaña del Tibidabo.

Mirador de l’Alcalde

Se trata de uno de los puntos panorámicos de la montaña de Montjuic. Su nombre hace referencia al alcalde Porcioles quien lo inauguró en 1969 (por cierto, un alcalde que construyó indiscriminadamente cargándose parte del patrimonio artístico de la ciudad).


Reinagurado en 2009, es un lugar agradable para gozar de unas buenas vistas desde este balcón al mar


Desde aquí se divisa el puerto, las playas, las torres de la Villa Olímpica y más allá los altos edificios  del barrio de Diagonal Mar. Consta de un conjunto de terrazas en diferentes niveles con jardines y fuentes ornamentales. Sin duda, un rincón interesante de Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona.

Anella Olímpica

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona

Uno de los motivos por los que me gusta tanto volver a Montjuic es pasear por el Anillo Olímpico creado para las olimpíadas de Barcelona 92. Fue un verano mágico el que vivió la ciudad durante aquel año y los que tuvimos el privilegio de vivirlo, volvemos a la Anella Olímpica con una sana nostalgia. La Torre de Calatrava, el Palau Sant Jordi, el Estado Lluís Companys… La creación de esta explanada, inspirada en las olas del Mediterráneo, ofrece un magnífico lugar en el que pasear casi treinta años después, recordando la alegre Barcelona del 92 

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona

Las formas curvas y pulidas de la Torre Calatrava presiden la explanada cual centinela. A pesar de los años transcurridos no ha perdido ni un ápice de su encanto, todo lo contrario, sigue fascinando a sus visitantes. El Palau Sant Jordi, diseñado por el japonés Arata Isozaki, persiste en perfecta armonía con el entorno y sigue albergando los conciertos más relevantes de la ciudad.

Piscina Municipal de Montjuïc

En la ladera de la montaña, se encuentra la Piscina Municipal de Montjuic, instalación deportiva ubicada al este de la Anella Olímpica. Su piscina de saltos ganó fama mundial en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 por las icónicas imágenes de los saltadores de palanca, con la ciudad al fondo presidida por la Sagrada Familia. Se dice que Bob Martin, un reportero gráfico inglés, descubrió las posibilidades fotogénicas de este enclave, mientras visitaba las instalaciones olímpicas meses antes del evento. 

MNAC (Museu Nacional d’Art de Catalunya)

Considerado por muchos como el mejor museo de arte románico del mundo, alberga una colección única de pintura mural románica. Las piezas proceden de las iglesias románicas del pirineo catalán como la Vall de Bohí, Patrimonio de la Humanidad, cuyo máximo exponente es Sant Climent de Taüll.

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona

El museo MNAC también acoge a los mejores artistas del modernismo catalán, como Gaudí o Casas. Además, ofrece una colección de cuadros y piezas del periodo gótico. Una gran pinacoteca ubicada en el imponente Palau Nacional, que se construyó para la Exposición Universal de 1929.

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona

Poble Espanyol

El Pueblo Español es otro legado de la Exposición Universal del 1929. La idea de su creación para el evento -que estaba previsto durara tan solo seis meses- impulsada por el arquitecto modernista Puig i Cadafalch, pretendió reproducir elementos característicos de los pueblos más bonitos de España. Alberga edificios de 15 comunidades autónomas y te permite recorrer la geografía española en un solo día. Inicias la visita cruzando la famosa Puerta de San Vicente de las Murallas de Ávila y te esperan cuatro grandes áreas: el Mediterráneo, Norte, Centro y Sur. 

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona

Albarracín, Alquézar, Arcos de la Frontera, Betanzos o Rupit, son algunas de las poblaciones que encontramos en este atractivo puzzle hispánico. Entre bonitas calles y plazas, podemos disfrutar de museos, restaurantes y artesanos. El único lugar de la ciudad para observar la elaboración de piezas únicas artesanales. Una visita para disfrutar toda la familia. 

Fundación Joan Miró

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona

Si te gusta Miró, éste es tu museo. Contiene más de 100.000 piezas del pintor catalán, entre pinturas, esculturas y tapices. A diferencia del edificio clásico que alberga al MNAC, la moderna construcción del arquitecto Josep Lluís Sert -discípulo de Le Courbusier- es la sede de esta colección de arte contemporáneo inaugurada en 1975.


El edificio blanco, una de las construcciones más emblemáticas de Barcelona, está construido como una suma de volúmenes horizontales, integrados en el paisaje 

La colección de la Fundación permite viajar a través de la vida artística de Miró, desde sus primeras obras hasta los cuadros de gran formato característicos de la última etapa de su vida. La Fundació Joan Miró también dispone de una colección propia de arte contemporáneo. 

Jardins de Laribal

Esta fue la primera rosaleda pública que se creó en Barcelona. Hubo varios intentos de ajardinar Montjuic pero no se consiguió hasta 1929, una vez más para la Exposición Universal. El antiguo propietario del terreno -vendido al ayuntamiento en 1909- da nombre estos jardines. Pasear entre vegetación, estanques, fuentes y esculturas es abstraerse de la ciudad y gozar de un lugar idílico.  

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona

Hotel Miramar Barcelona

“Mucho más que un hotel”, reza la publicidad de este establecimiento de cinco estrellas G.L. El palacete de 1929, una vez más la Exposición Universal, presenta dos curiosidades: fue inagurado por el rey Alfonso XIII y durante casi 25 años albergó los estudios de Televisión Española que se trasladaron a Sant Cugat en 1983. Posteriormente cayó en el abandono hasta que en 2006 fue restaurado por Óscar Tusquets para convertirse en hotel de lujo. Las vistas desde las terrazas del hotel son espectaculares. Si tu bolsillo lo permite, es uno de los hoteles más exclusivos de la ciudad. 

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona

Teleférico del Puerto 

Frente al Hotel Miramar, encontramos el transbordador aéreo que enlaza el puerto con ésta ladera de Montjuic. No confundir con el teleférico que te transporta hasta el Castillo de Montjuic, ubicado en el otro extremo de la montaña. Este característico transporte de color rojo, fácilmente identificable cuando se mueve entre torre y torre, fue ideado en 1926 por varios ingenieros y arquitectos, con el objetivo de conectar Montjuic con el puerto en la Exposición Universal

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona

Es muy recomendable un paseo por el aire en un día soleado sobrevolando el puerto, el World Trade Center y el complejo de ocio Maremagnum, hasta llegar a la Torre de San Sebastián en la Barceloneta. El recorrido total es de 1292 metros y dura unos diez minutos.

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona
Teleférico del puerto

Restaurante Terraza Miramar

Desde la terraza de este restaurante ubicado justo al lado del teleférico, se disfrutan unas maravillosas vistas del puerto de Barcelona. Una gastronomía mediterránea mientras miras al Mediterráneo. Un binomio perfecto. Organizan eventos de todo tipo, bodas, reuniones, comidas… Esta es una zona siempre frecuentada por turistas. Estuve allí recientemente, recopilando información para este artículo y estaba todo cerrado y vacío. Nunca lo había visto así. Me impresionó.

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona

La Font Màgica

Construida por Carles Buïgas con motivo de la Exposición Internacional, los colores y el agua son los protagonistas de los espectáculos de luz y sonido que exhibe Barcelona desde las olimpíadas del 92. La Fuente Mágica se ilumina en las noches barcelonesas con unas atractivas coreografías. El espectáculo con 7.000 millones de combinaciones posibles de agua y luz, se complementa con los surtidores y cascadas de la Avenida Reina Maria Cristina y la iluminación del Palau Nacional. Uno de los espectáculos más visitados en Barcelona.   

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona

Pabellón Mies van der Rohe

En un discreto rincón del parque de Montjuic, el arquitecto Mies van de Rohe construyó este pabellón para representar Alemania en la Exposición Internacional de Barcelona del 1929. Van de Rohe está considerado como el padre de la arquitectura moderna y este proyecto conjuga sus elementos característicos: minimalismo, simetría, sencillez y espacios diáfanos. El pabellón fue retirado en 1930 pero se reconstruyó casi 60 años más tarde. Actualmente alberga una fundación. 

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona

CaixaForum Barcelona 

La antigua fábrica textil Casaramona, obra de Josep Puig i Cadafalch, construida en 1912, alberga CaixaForum, el estandarte cultural de “La Caixa” en Barcelona. Curiosamente, la fábrica quebró siete años después de su inauguración por la huelga de 1919. Durante la Exposición Universal sirvió de almacén y a partir de 1940 fue utilizado como caballerizas de la Policía Nacional. Posteriormente fue adquirido por “La Caixa” e inagurado en 2002 como centro cultural.

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona
Antigua fábrica Casaramona, hoy CaixaForum

Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona

Solamente para visitar las galerías y naves construidas con ladrillo visto y hierro forjado, merece la pena su visita. El moderno vestíbulo  está diseñado por Arata Isozaki, el mismo creador del Palau Sant Jordi. CaixaForum alberga obras permanentes de diferentes artistas y exposiciones retrospectivas. Un lugar tranquilo en el que gozar del arte en Montjuic mucho más que la montaña de Barcelona.

Nos despedimos de Montjuic cruzando la Avenida Reina María Cristina que une la Plaza de España con el Palacio Nacional. Llegamos a las Torres Venecianas construidas para flanquear la entrada de la Exposición Universal y que tomaron como modelo el Campanile de San Marcos en Venecia. Al igual que el resto, se pensó en derribarlas una vez finalizada la Exposición Universal, por suerte se mantuvieron.

En el horizonte, a lo lejos y por detrás de las Torres Venecianas despunta el Tibidabo. Esa es la otra montaña de Barcelona que bien merece un artículo propio.

Enlaces de interés

http://www.visitbarcelona.com

https://www.tmb.cat/es/sobre-tmb/transportes-tmb/funicular-montjuic

https://www.telefericodebarcelona.com/

https://www.telefericdemontjuic.cat/es/la-ruta-del-teleferico

https://ajuntament.barcelona.cat/castelldemontjuic/es

https://www.palausantjordi.cat/es/

https://www.museunacional.cat/es

https://www.fmirobcn.org/es/

https://www.poble-espanyol.com/

https://hotelmiramarbarcelona.com/

https://www.barcelona.cat/es/que-hacer-en-bcn/fuente-magica

https://www.barcelona.cat/grec/es

https://caixaforum.es/es/barcelona

https://miesbcn.com/es/el-pabellon/

https://www.terrazamiramar.com/

 

 

 

Autor entrada: Bea

Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *