The Troubles, el conflicto en Irlanda del Norte

Estoy frente a la “Divis Tower”, un anodino edificio de los años 60, construido como parte del ya demolido barrio de “Divis Flats complex”. Hasta ahora, nada especial: un bloque de viviendas, en un barrio marginal, en la capital de Irlanda del Norte. Todo lo contrario: éste fue un punto estratégico en el conflicto en Irlanda del Norte, denominado “The Troubles”. Una bala de metralleta, durante un disturbio callejero, se escapó y asesinó a un niño de nueve años que vivía en la torre. Fue en agosto de 1969.

Divis Tower en El Barrio católico de Belfast

Durante 30 años (1968-1998), Irlanda del Norte sufrió una guerra (nunca declarada), cuyo conflicto enfrentaba a los Republicanos irlandeses (católicos) y las Fuerzas leales del Úlster (protestantes). Los primeros partidarios de la integración del país en la República de Irlanda. Los segundos, seguidores del gobierno británico. La violencia del conflicto en Irlanda del Norte, sobrepasó las fronteras del Reino Unido. El balance de odio, terrorismo y violencia arroja una cifra de más de 3.500 muertos, de los que casi 2.000 fueron civiles. Recuerdo crecer con los sangrientos atentados del IRA y el ejército británico, en blanco y negro, día sí y día también, en las televisiones y prensa de la época. Un sufrimiento que nos acompañó durante tres décadas.

Fotografia de un atentado, actualmente expuesta en la Shankill Road del barrio protestante

Mientras estoy ensimismada en mis pensamientos, pensando en aquella desgraciada época, llega un señor de cabello blanco que debe superar los 70 años. “Me llamo Jack. Bienvenidos a Irlanda y a Belfast. Yo soy un activista político y milité en el IRA”, se presenta. ¡Quién me iba a decir, que estaría delante de un ex-miembro del IRA!. Jack tiene un hablar pausado y un inglés difícil de seguir, como la mayoría de norirlandeses. Jack prosigue: “Este barrio está lleno de nacionalistas republicanos y al otro lado del muro están los unionistas”. Efectivamente, en la calle de enfrente hay un muro que los separa y que sigue en pie. 

Parte del muro del lado republicano, lleno de murales referentes al conflicto y a su internacionalización

“También soy socialista y defiendo que todo hombre, mujer y niño tengan derecho a vivir aquí, excepto la familia Real Británica. Es tiempo de deshacerse de ellos”, comenta Jack. “Yo fui un antiguo miembro del IRA en los años 60 y nuestro objetivo era terminar con el dominio británico en esta isla. Queríamos acabar con ellos. No nos han traído nada bueno. En el otro lado del muro, están los unionistas. Son los descendientes de los colonos del siglo XVI que se asentaron en la isla y se apropiaron de estas tierras. Similar a Palestina. A principios del siglo XX, hubo muchos levantamientos contra el Imperio Británico. Los ingleses dividieron la isla y concedieron la independencia al Sur. Empezó una guerra civil entre los propios irlandeses y se creó un estado del gobierno británico en el Norte.”

Murales del muro en el barrio católico  
Mural en recuerdo a Bobby Sands, líder del IRA fallecido en prisión por una huelga de hambre
Murales en el muro de la parte católica y republicana

Mientras avanzamos rodeando el muro lleno de murales alegóricos al conflicto, Jack prosigue con su explicación. “En 1921 se creó Irlanda del Norte. Entonces había un 30% de católicos. La Orden de Orange controlaba toda la vivienda, hospitales, policía etc…Los católicos estaban marginados y dominados por los unionistas. Nos sentíamos viviendo en un apartheid, como la comunidad afroamericana de EEUU. En el 69 empezó el conflicto armado. Mataron a dos personas que vivían en esta torre (señala la Divis Tower), uno de ellos un niño. Cuando llegó el ejercito británico  empezó una guerra que ha durado 30 años. En 1998 se firmó el acuerdo de paz de Belfast. Un acuerdo internacional, por el que el IRA desapareció junto a nuestra actividad armada. Pero ningún líder inglés ha cumplido con lo prometido..”

“Yo no quiero que Irlanda sea católica, quiero que sea libre” (Jack, ex-miembro del IRA)

Parte del muro en el lado protestante
Muro que separa a los republicanos de los unionistas en Belfast

Jack prosigue: “Yo no quiero que Irlanda sea católica, quiero que sea libre. Esto no es un conflicto de religiones, es una guerra contra el colonialismo británico. Ellos sí que no quieren católicos, ellos son protestantes. En los años 70 cuando el estado de excepción, arrestaron a muchos católicos y los llevaban a la cárcel sin juicio. No arrestaban a los del IRA, sino a los católicos. Yo tuve suerte: me libré de la cárcel. Se avanzó mucho con el apoyo internacional y los británicos se vieron obligados a firmar un acuerdo de paz. Yo soy republicano, protestante y de izquierdas”, concluye Jack.

Mike (unionista a la izquierda) y Jack (republicano a la derecha) se estrechan la mano en el punto de encuentro del muro

Finalizada la visita a cargo de Jack, llegamos a la frontera entre la parte unionista y republicana. Allí se estrechan las manos Jack y Mike, éste último unionista y pro-británico, quién será el que realice la segunda parte del tour. No se miran a la cara y les sigue separando un muro…  a pesar de que ya hace casi 20 años que finalizó el conflicto en Irlanda del Norte

“Soy del UVF y fui sentenciado a 12 años de cárcel. Sólo tenía 17 años.” (Mike, unionista y protestante)

Murales en el barrio unionista de Belfast

Banderas británicas y murales con motivos bélicos, nos reciben al otro lado del muro. Mike inicia su explicación con unas contundentes palabras: “Soy del UVF (Ulster Volunteer Force, grupo paramilitar que se formó en los 60 para luchar contra el IRA) y fui sentenciado a 12 años de cárcel con sólo 17 años”. Al igual que Jack, Mike nos empieza a narrar “su versión” del conflicto. “En el siglo XVI empezó la colonización de los ingleses en el Norte de Irlanda. Los presbiterianos (protestantes) hicieron avanzar la industria. Teníamos grandes astilleros y la potente industria del lino. Todo gracias a los presbiterianos. Fueron los ingleses los que empezaron con los grandes cultivos. Hay gente que dice: “Devolver Irlanda a los irlandeses”, pero eso no tendría fin. Habría que devolver EEUU a los indios americanos… La única manera de conseguir una Irlanda unida es que se apruebe en un referéndum e Irlanda se unifique. El IRA se dio cuenta de que no podía obligar a nadie a ser irlandés y desde entonces no hay violencia”.

Casa del barrio protestante de Belfast
Parte del muro de Belfast del lado protestante
Uno de los murales en el barrio unionista de Belfast

A medida que avanzamos por el distrito de Shankill, uno de los núcleos duros del UVF, Mike continua con su explicación: “No estoy aquí para ofender religiosamente a nadie, pero en este conflicto sí hay un aspecto religioso. Después de las reformas de Lutero, muchos vinieron a Irlanda a asentarse aquí. Temían el dominio del catolicismo y veían cómo la iglesia católica de Roma tenía un gran poder sobre la gente católica de Irlanda”.

“Mi padre fue asesinado en la calle Bombay”(Mike, miembro del UVF)

Detalle de una de las paredes cercana a la Shankill Road

“El 14 de agosto del 69, Shankill sufrió un ataque por parte de los nacionalistas. Quemaron la calle Bombay. Mi padre fue asesinado en la calle Bombay. Hubo una etapa de paz entre el ejército británico y los republicanos, llamada “luna de miel”. Pero el IRA empezó a crecer y vieron al ejército como un enemigo a combatir. En los 70 la policía era mayoritariamente unionistas protestantes, los católicos no estaban interesados en entrar en la policía. El IRA quería seguir con la lucha. Cuando el IRA la dejó, el ejército se fue. Nosotros no nos involucrábamos con movimientos políticos de otros países. Los nacionalistas buscaban apoyos internacionales (Gadafi, Palestina, ETA…), nosotros no nos metíamos en eso. El 12 de julio tiene lugar el desfile de la Orden de Orange, les invito a asistir, es muy bonito. El día anterior se hacen hogueras conmemorativas, que pueden ser tan altas como un edificio de 5 pisos, en las que se queman banderas de la Républica de Irlanda”.

Interior de uno de los pubs en el distrito protestante de Shankill

Después de escuchar a Jack y Mike, te das cuenta de que todo en la vida tiene dos caras, pero en algo si coinciden ambos: los dos quieren la paz. “Ahora se vive mejor que hace 20 años”, comentan.

RESEÑA: Esta excursión en Belfast la organiza Civitatis y se denomina “Tour por el Belfast político” basado en el conflicto en Irlanda del Norte. Se realiza los sábados o domingos a las 14.30 y cuesta 20,20€. No se recomienda a menores de 14 años. Dura tres horas y se realiza un recorrido a pie de unos 5 kilómetros. Dado el acento en inglés tan cerrado de los norirlandeses, se agradece que un traductor te acompañe durante toda la excursión. Pablo hizo una excelente labor traduciendo al español y aclarando cualquier duda. Es una excelente opción para conocer de primera mano las opiniones y vivencias de los involucrados en el conflicto. Mi experiencia fue muy positiva.

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *