Un rincón secreto en el Born de Barcelona

El Born de Barcelona es, en mi opinión, el barrio con más sabor y encanto de la ciudad. Dicen que bohemio. Comentan que alternativo. Tengo una especial conexión con esta zona de la ciudad: mi madre nació aquí y guarda una bonita historia de amor que protagonizaron mis padres cuando se escribían cartas. 

En el entresijo de callejuelas que dan forma a este barrio medieval, hace siglos un lugar de prostitución y burdeles, destaca por encima de todo la majestuosa Catedral del Mar. Nombre adoptado por la Basílica de Santa María del Mar en la ficción del libro y serie televisiva que reflejan los avatares y desventuras de la Barcelona del siglo XIV. A pesar de que ésta es una de las joyas medievales de la ciudad, hay mucho más que ver y disfrutar en el BornExisten rincones en las ciudades que sólo conocemos los que vivimos en ellas. Fuera de las rutas turísticas, sin prisas y con tiempo para saborear. El cuadrado formado por las calles: Argenteria, GrunyíMirallers y Brosolí, es mi lugar favorito del Born.

Rótulo antiguo de la calle platería de Barcelona

Antes de entrar en detalles, nos detenemos en los nombres de estas calles que ya nos dan una idea de lo que era este barrio en la Edad Media. La calle plateria (argenteria) es un buen ejemplo: comercio de metales preciosos, o el Carrer dels mirallers, dedicados antiguamente a la fabricación de espejos (miralls). Parece ser que hay constancia documental de que en 1492 este gremio ya era conocido por ese nombre.

Un peatón en monopatín recorre la calle del Brosolí en el Born

Estos maravillosos callejones son el legado de lo que, a finales de la Edad Media, crearon los gremios y organizaciones más importantes de Barcelona. Agrupaciones de artesanos dedicadas a un mismo oficio, organizadas de forma corporativa y compartiendo necesidades e intereses. Se solían instalar en una misma calle, convirtiéndose en el grupo de artesanos predominante en la misma que, por regla general, llevaba el nombre de ese oficio. 

Volvamos a mi “cuadrado” preferido del Born. Aquí se ubican algunos de los establecimientos más interesantes del barrio. En Carrer Argenteriala más importante de la zona, encontramos el Restaurante Parellada un clásico de la ciudad, en donde degustar buena cocina catalana “de toda la vida”. La familia propietaria goza de una larga tradición en restauración y hostelería y son los mismos dueños que la famosa y premiada Fonda Europa de Granollers y del Hotel Banys Orientals contiguo al restaurante. Una apuesta segura e imperecedera. La escudella i carn d’olla (el cocido catalán), la cazuelita de cap i pota o el postre estrella de la casa, el semifrío de canela, son algunas de las exquisiteces que podemos degustar en este atractivo local.

Galeria de arte en Carrer de Mirallers
Entrada del restaurante Parellada en Carrer Argenteria

Salimos del restaurante y caminamos hacia la izquierda. Enseguida encontramos el Carrer de Grunyí, una calle estrecha y sombría con una serie de joyerías artesanales y pequeños restaurantes. La calle que cruza es Carrer dels Mirallers y en la misma esquina está Mag by El Magnífico, un coqueto local recientemente reformado especializado en cafés y tés, que abren de viernes a domingo. Su propietario tiene una de las tiendas más antiguas de Barcelona de café a granel, Cafés El Magnífico, en la Calle Argenteria, 64 casi tocando a Santa María del Mar. En frente, en Argenteria número 59 se ubica la tienda de tés, Sans&Sans, una de las mejores tiendas de tés de Barcelona que surte a un gran número de establecimientos de la ciudad. 

Carrer de Grunyí en dirección a Carrer del Mirallers

En Carrer dels Mirallers están ubicados varios locales interesantes, además de Mag by El Magnífico. Justo enfrente hay una galería de arte regentada por un simpático artista con acento sudamericano. “Yo he pintado la puerta de Mag by El Magnífico“, me comenta. “Es una bonita pintura de Santa María del Mar”, le respondo. De esta manera, además de la función decorativa, el propietario ha evitado que su puerta acabe pintorrejeada por un graffiti. El artista me indica la mejor esquina para hacer la foto y le dejo sonriendo en el umbral de su galería.

Establecimiento Mag by El Magnífico en Carrer del Mirallers 

Muy cerca de aquí, en el número 5 de la misma calle se sitúa una coctelería internacionalmente premiada: Dr. Stravinsky. Uno de sus lemas es: alquimia y artesanía servidos en vaso de cóctel. Algunos la consideran la mejor coctelería de España. Sin duda, la originalidad en sus elaboraciones y en la decoración hacen de este lugar una visita obligada para los amantes de los cócteles. 

Dr. Stravinsky, una famosa coctelería todavía con la puerta a medio cerrar

En la siguiente esquina, giramos a la derecha por Carrer del Brosolí en dirección a Carrer Argenteria para cerrar el cuadrado. En este tramo también hay establecimientos interesantes: tiendas de decoración, de ropa y el restaurante La Carassa, cuya especialidad son las fondues. Su nombre no es casual. Las carasses son figuras de piedra que representaban la cabeza de sátiros, demonios o de inciertos rostros pecadores. Estos elementos arquitectónicos destacan en las esquinas de los edificios que, antiguamente, albergaban prostíbulos. En la esquina que hay entre el Carrer dels Mirallers y el Carrer Vigatans (a sólo un minuto caminando), se encuentra la carassa más famosa de la ciudad, pero podemos descubrir muchas más en nuestro paseo por el Born

Entrada al Carrer Brosolí desde Carrer de Argenteria
Carassa en la esquina del Carrer de Mirallers y Carrer Vigatans

De nuevo estamos en Carrer Argenteria y lo recomendable es seguir la calle en dirección a Santa María del Mar, hasta llegar a un punto en que podemos optar por seguir recto al Passeig del Born, la principal calle del barrio, o girar a la izquierda por el Carrer Montcada. Sin duda, una de las calles más bonitas de la ciudad, en dónde vivían los burgueses entre el siglo XIV y XVIII. Llena de preciosos palacetes, varios de ellos ocupados actualmente por el Museo Picasso, uno de los mejores y más visitados museos de la ciudad condal. Y hasta aquí uno de mis rincones secretos. Hay muchos más. Las antiguas calles de Barcelona ofrecen inacabables tesoros.

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *