10 Imprescindibles que visitar en Moscú

De la Plaza Roja al Bolshói, del Kremlin a la Catedral Cristo Salvador, del metro de Moscú a las Siete Hermanas, del Parque Zaryadye al río Moscova. Moscú es la megaciudad más septentrional de la Tierra. Hace tiempo que se acabaron la escasez y precariedad que siguieron a la caída de la Unión Soviética. Hoy es sinónimo de lujo y grandeza. ¡Bienvenidos a Moscú!. Estos son diez de los imprescindibles que visitar en esta ciudad: 

1. LA PLAZA ROJA: ¿Quién no ha visto la emblemática foto de la colorida Catedral de San Basílio?. Este icono turístico preside uno de los extremos de la Plaza Roja. Pero esta enorme plaza empedrada ofrece mucho más: el Kremlin, la famosa muralla que encierra preciosas catedrales y museos; el Mausoleo de Lenin, en donde se encuentra el cuerpo embalsamado muerto en 1924; el Museo Nacional de Historia, edificio de ladrillo rojo que alberga más de cinco millones de objetos; los grandes almacenes GUM, cuyo espectacular edificio ocupa uno de los laterales de la plaza y la Catedral de Kazán, vuelta a construir después de ser demolida por órdenes de Stalin. Todo el conjunto merece, al menos, un día o dos de visita y por si mismo justifica el viaje a esta ciudad.

Catedral de San Basilio, Plaza Roja. Moscú

2. TEATRO BOLSHÓI: El gran teatro ruso por excelencia y orgullo del país. En este legendario edificio se puede asistir a un concierto, a la ópera o al ballet. La cuadriga de Apolo preside el frontal de este edificio de 1825. Con su última reforma del 2005 al 2011, ha recuperado todo su esplendor que fue eliminado en la época soviética, asimismo ha mejorado la acústica. La reapertura se hizo con una gran gala de celebración e insignes asistentes. El teatro Bolshói se encuentra a escasos metros de la Plaza Roja y enfrente de la estatua de Karl Marx y el hotel Metropol, uno de los más lujosos y emblemáticos de la ciudad.

Teatro Bolshói, Moscú

3. PLAZA DEL MANÈGE (Manezhnaya Ploshchad): anteriormente denominada Plaza Cincuenta Años de la Revolución de Octubre. La plaza está limitada por la antigua avenida Marksa, el inmenso hotel de lujo Four Seasons (antiguo Hotel Moscú, en el que se hospedaban los mandatarios en la época soviética), el Jardín de Alexander y las paredes del Kremlin. El Museo de Historia separa esta gran plaza de la Plaza Roja. Ésta fue la primera imagen que vi de Moscú. Desde el autobús M27 que me transportaba al hotel, miré por la ventana y aparecieron las murallas y torres del Kremlin. No pude frenar el impulso de bajar en la siguiente parada y acercarme a la mítica imagen que tantas veces había visto y ahora podía observar en directo. Un paso subterráneo que cruzaba la gran avenida que me separaba del Kremlin me transportó a la Plaza Manezhnaya. ¡Estaba en Moscú!

Mi primera imagen de Moscú en la Plaza Manezhnaya
Plaza Manezhnaya con estatua ecuestre y el hotel de lujo Four Seasons (anteriormente Hotel Moscú)

4. PARQUE ZARYADYE: “¿Ya habéis visitado el nuevo parque de Moscú?, no os lo perdáis”. Nos lo comentaron en varias ocasiones y decidimos priorizarlo a otros parques clásicos de la ciudad como el Parque Gorki. Hacía 50 años que Moscú no estrenaba un parque y ciertamente, éste es espectacular. La idea era generar un museo al aire libre en donde se disfrutara del paisaje y el skyline de la ciudad y está muy bien conseguido. Inaugurado en otoño del 2017, se ubica detrás de la Catedral de San Basilio y llega hasta el río Moscova, ocupando un espacio de casi 80.000 metros cuadrados que incluye una sala de conciertos, pabellones, zonas de ocio, anfiteatro al aire libre y una magnífica plataforma suspendida encima del río. Pasear por este parque al atardecer es una delicia. 

Espectacular pasarela aérea suspendida sobre el río Moscova en el Parque Zaryadye
Pasarela suspendida desde el río Moscova
Escultura contemporánea en el Parque Zaryadye

5. EL METRO DE MOSCÚ: El metro de esta ciudad es un imprescindible, como método de transporte y para visitar las estaciones que parecen un museo. El sistema de metro de Moscú fue inaugurado en 1935 y es el primero del mundo por su densidad de pasajeros, tiene 230 estaciones y 14 líneas. Es fácil orientarse ya que las indicaciones están en alfabeto ruso e inglés (sin traducción seria imposible).

Como en la mayoría de ciudades cruzadas por un río, las estaciones están construidas a gran profundidad y las escaleras mecánicas son kilométricas. Además de la suntuosidad de las estaciones-palacio, dos cuestiones me han sorprendido del metro de Moscú: el elevado ruido que generan los trenes y la rapidez con la que se desplazan entre estaciones. En hora punta la aglomeración de gente es muy alta, parecíamos hormigas corriendo entre pasillos de aquí para allá.

Estación de Komsomolskaya, una de las más bonitas
Estación de metro de Novoslobodskaya, con vidrieras coloridas y forma abovedada
Andén en una de las estaciones del metro de Moscú, extrañamente vacío

La línea de color marrón es la que agrupa las estaciones más bonitas: Komsomolskaya, Belorusskaya, Kievskaya, Novoslobodskaya. El metro de Moscú es rápido, seguro y barato. Un billete sencillo cuesta 55 rublos. Muy recomendable la tarjeta Troika recargable y  da acceso a todo el transporte de Moscú (metro, trolebús, autobús, tranvía y bicicleta). Allí en donde veas una gran letra “M” roja, estás en una estación de metro.

Esperando el metro en el andén de la estación de Komsomolskaya

6. Plaza Lubianka: A 30 minutos dando un paseo desde el Kremlin, llegamos a esta inmensa plaza presidida por uno de los edificios más controvertidos de la Unión Soviética: la KGB. Este edificio de ladrillo amarillo albergaba la sede de una empresa aseguradora antes de convertirse a principios de los años 20 en el cuartel general de los servicios de inteligencia soviéticos y después rusos. Actualmente es el cuartel general del Servicio Federal de Seguridad (FSB).

Edificio de la KGB en la Plaza Lubianka

Otro edificio interesante en la Plaza Lubianka es el que alberga la mayor juguetería de Rusia y una de las mayores del mundo: Detski Mir. Esta megatienda hace las delicias de los niños desde 1957. Después de una profunda restauración que duró varios años, volvió a abrir en 2015 con más de 500 tiendas. ¡El paradigma de los niños!

Detsky Mir, la juguetería más grande de Rusia
Interior de Detsky Mir

7. CATEDRAL DE CRISTO SALVADOR: En su megalomanía habitual, Stalin pulverizó esta magnífica catedral en 1931 y tardó sólo un día en conseguirlo. ¡Habían sido necesarios más de 40 años de trabajo para construirla!. Pretendía sustituirla por un colosal edificio llamado Palacio de los Sóviets (el monumento supremo del estado socialista), proyecto que nunca llegó a construirse. El foso de los cimientos sirvió para hacer una piscina al aire libre. Así pues, Stalin derrumbó una catedral del siglo XIX, para construir una piscina abierta, en una ciudad que alcanza valores por debajo de cero grados varios meses al año… Alguien más sensato decidió reconstruirla y desde 1997, esta hermosura resplandece por fuera y por dentro.

Catedral de Cristo Salvador vista desde el río Moscova

La Catedral de Cristo Salvador del siglo XIX, es uno de los templos ortodoxos más notable de la ciudad y la iglesia ortodoxa más alta del mundo. Su ubicación es muy atractiva: cerca del Kremlin y sobre la orilla del río Moscova. La mejor perspectiva es desde el peatonal Puente del Patriarca, construido en 2004. Por la noche con la catedral y el puente iluminado, es una de las bonitas estampas nocturnas de Moscú.

Catedral de Cristo Salvador vista desde el puente del Patriarca

8. LAS SIETE HERMANAS DE STALIN: Se dice que Stalin comentó: “Ganamos la guerra, pero cuando los extranjeros vengan a Moscú y paseen por la ciudad, no verán ningún rascacielos”Los rascacielos de Stalin popularmente conocidos con el apodo de “Las Siete Hermanas”, fueron las torres dominantes de Moscú durante 40 años. Con sus gigantescas dimensiones y construidos en una combinación de estilo gótico y barroco ruso, presiden el distrito oeste de la ciudad. Para la conmemoración del VIII centenario de Moscú, en el 1947, Stalin proyectó la construcción de ocho rascacielos. Uno de ellos nunca se llegó a construir (el Palacio de los Sóviets), por lo que se quedaron finalmente en siete. “Las Siete Hermanas” dieron inicio a un estilo arquitectónico único conocido como arquitectura estalinista, clasicismo socialista o gótico estalinista, inspirado en los rascacielos de Estados Unidos, aunque con rasgos propios. Tras la muerte de Stalin el gobierno aprobó un decreto en el que condenaba los excesos arquitectónicos y se puso fin a este estilo único.

Edificio del Ministerio de Asuntos Exteriores en el barrio de Arbat, 1953
Una de las Siete Hermanas de Stalin desde el río Moskova: edifico Kotelnicheskaya Náberezhnaya, 1952

Las “Siete Hermanas” son: La Universidad Estatal, el Ministerio de Asuntos Exteriores, el Hotel Ukraina (con mirador), edificio de apartamentos Kotelnicheskaya Náberezhnaya, el hotel Leningradskaya, el edificio Kudrinskaya Square y el Edificio Administrativo Red Gates. Los tres primeros son los más espectaculares.

Hotel Ukraina- Radisson Royal Hotel,1957

9. MOSCOW CITY: Esta ciudad también tiene una zona con rascacielos y estilo futurista. Se llama Moscow City o Centro Internacional de Negocios de MoscúEn el oeste de la ciudad y a la orilla del omnipresente río Moscova se han construido seis de los 10 edificios más altos de Europa y cinco de ellos superan los 300 metros de altura. Paseando por la orilla del río desde el Hotel Ukraina-Radisson hasta este espectacular centro de negocios, es una de las formas más atractivas de acceder. A medida que te vas acercando, los detalles de los rascacielos se hacen más evidentes y tienes una buena perspectiva para las fotografías. También se puede acceder en coche, autobús o en barco navegando por el río.

Moscow City , el centro de negocios de Moscú
Detalle de los rascacielos de Moscow City

10. IR DE COMPRAS EN MOSCÚ: DEL GUM AL MERCADO DE IZMAYLOVO: En unos grandes almacenes de lujo (GUM) o en un reconstruido típico pueblo ruso. Lugares muy diferentes pero ambos atractivos para ir de compras en Moscú

Fachada y puerta principal de los grandes almacenes GUM en la Plaza Roja
Interior de los almacenes GUM en Moscú
En la época soviética los almacenes GUM se denominaban “Principales tiendas universales del Estado”. En los años previos a la Revolución Rusa en el edificio operaban cerca de 1.200 tiendas como centro comercial. Con posterioridad GUM fue nacionalizado y continuó sirviendo como tienda hasta que Stalin lo destinó a albergar oficinas. En 1953 el Estado Soviético reemprendió su utilización como grandes almacenes y dándole el nombre GUM. Al disolverse la Unión Soviética, el GUM fue privatizado. Hoy en día alberga marcas de lujo, tiendas y restaurantes al más puro estilo capitalista. Por la noche se ilumina con miles de bombillas añadiendo su encanto a la bella Plaza Roja nocturna.
Puesto de pañuelos tradicionales rusos en el Mercado de Izmaylovo
Vista desde el exterior del Mercado de Izmaylovo

A unas cuantas estaciones de metro del centro de la ciudad (parada de Partizanskaya-Línea 3 azul), se encuentra este curioso lugar, hoy mercado de souvenirs para turistas y ayer una reproducción en madera de la arquitectura tradicional rusa. Mientras paseas entre puestos de típicos artículos rusos, te deleitas con casas del siglo XVII, cúpulas y torres. A primera vista puede parecer un poco kitsch, pero tiene su atractivo. Venden antigüedades, artesanía, gorros, pañuelos, ropa, matrioskas, cajas lacadas y hasta máscaras antigás. Artículos relacionados con la antigua Unión Soviética: carteles, monedas, medallas, trajes militares, cascos … 

Artículos de venta en uno de los puestos del mercado de Izmaylovo

GUÍA PRÁCTICA: algunas direcciones interesantes en Moscú

La oferta en Moscú tanto de ámbito cultural como lúdico, es amplia. Éstas son algunas reseñas interesantes, experimentadas por la autora:

  1. PENTAHOTEL MOSCOW ARBAT, Ulitsa Novyy Arbat, Moscú. Ubicado en la céntrica calle Nueva Arbat, a sólo 550 metros de la estación de metro Arbatskaya y a pocas paradas de autobús de la Plaza Roja. Este moderno hotel es una excelente opción de alojamiento en la ciudad. Ubicado en varias plantas de un elevado edificio, sus habitaciones limpias, insonorizadas y modernas son francamente cómodas. La buena relación calidad-precio, la ubicación y decoración son algunos de sus puntos fuertes. El personal es joven, amable y resolutivo. Y hablan inglés.
Exterior del Hotel Pentahotel Arbat, iluminado de noche en la animada calle Nueva Arbat
Vista desde la ventana de la habitación en la planta novena del Pentahotel Arbat. Son las 3.30 de la madrugada y las noches de junio son así de luminosas

2. RESTAURANTE WHITE RABBIT, 3 Smolenskaya square, 16th floor, Moscow. Cocina rusa en un entorno bonito y moderno. El restaurante de moda en Moscú y recientemente premiado como el 13º mejor restaurante del mundo. Además de su entorno y gastronomía, tiene unas espectaculares vistas del magnífico edificio del Ministerio de Asuntos Exteriores. Sólo por las vista vale la pena ir a tomar un cóctel o aperitivo, más asequible que almorzar o cenar. Se ubica en la planta 16 de un moderno edificio, con un centro comercial de lujo en las plantas inferiores.

Interior del restaurante White Rabbit
En esta matrioshka te traen la factura en el restaurante White Rabbit

3. RESTAURANTE CHAIHONA Nº1, Olimpiyskiy Prospekt, 14 muy cerca del Teatro Folk Theatre y enfrente de la Mezquita (Moskovskaya Sobornaya Mechet). Es una cadena de restaurantes distribuidos por la ciudad. Éste es muy recomendable, tanto el local, como la gastronomía y los precios. “Chaihona” significa tetera y sirven muchos tipos y combinaciones de té. Los postres magníficos. Nunca había visto una carta como la que te entregan al llegar: parece un libro de recetas de cocina, con unas fotografías fantásticas y muchas páginas. El chico uzbeko que nos atendió fue muy amable. 

4. Hasta 42 actividades y excursiones en Moscú, ofrece la empresa CIVITATIS .Todo en español. Además de la excursión “Free Tour”, todo un clásico de las ciudades europeas. Cabe destacar las siguientes excursiones:

  • Visita guiada por el Kremlin (2h/45€): El Kremlin se puede visitar por tu cuenta, comprando las entradas on-line o en las oficinas y se puede recorrer y visitar a tu ritmo. Otra opción es contratar esta visita guiada para conocer el recinto amurallado. 
  • Espectáculo Kostroma del Ballet Nacional Ruso (2h/ a partir de 35€): alegoría del pueblo ruso y su historia a cargo del Ballet Nacional. El espectáculo tiene lugar en el Teatro Folk Theatre en Oliympysky Prospect, 14
Espectáculo Kostroma del Ballet Nacional Ruso
  • Visita guiada por el metro de Moscú (2h/15€): interesante visita por las estaciones más míticas del metro de Moscú, algunas parecen auténticos palacios. 
  • Tour nocturno por el Moscú iluminado (2,5h/35€): con paradas para fotografiar y en microbús climatizado, se realiza esta excursión por los monumentos iluminados más significativos de la ciudad. La Moscú nocturna vale realmente la pena.

  • Paseo en barco por el río Moscova: navegar por el río Moscova entre abril y septiembre (la climatología no lo permite el resto del año), es uno de los imperdibles de esta ciudad. Hay varias compañías de barcos y diferentes rutas, variando el precio según se elija. Una buena opción es embarcar al lado de la Catedral de Cristo Salvador. Esta ruta permite observar el Kremlin desde el río y otros bonitos edificios, llegando hasta el Parque Zaryadye.

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *