Hinduismo, turbantes, saris, dioses y castas

La diversidad de la India es infinita.
El hinduismo es una religión espiritualmente muy rica y la cultura india tiene costumbres y tradiciones inéditas para Occidente. Estos son algunos de los puntos a explorar de este inmenso y diverso país

HINDUISMO

No es lo mismo indios que hindúes. Los indios son las personas originarias de la India. Los hindúes son aquellos que practican la religión hinduista. El término indio tiene connotaciones geográficas y el término hindú, religiosas. No todos los indios son hindúes, ni todos los hindúes son indios. India es uno de los lugares más espirituales del planeta. A pesar de que la India, actualmente es un estado laico, la religión condiciona profundamente la cultura, tradiciones y la forma de vivir. El hinduismo en un mundo en sí mismo.

India está repleta de simbolismo religioso. En las calles, en las casas y por supuesto en los templos y palacios. Allí donde vayas encuentras referencias religiosas.


El hinduismo es la religión mayoritaria en India y la tercera del mundo en número de seguidores

A diferencia de otras religiones importantes, como el cristianismo o budismo, el hinduismo no tiene asignado ni un profeta ni unas escrituras sagradas. Esta religión, conjuga el politeísmo (adoran a muchos dioses) y monoteísmo (los brahmánicos que adoran exclusivamente a Brahma, dios único de la creación).   

La sagrada trinidad está encarnada en tres dioses: Brahma (dios de la creación, del universo y la vida), Vishnu (dios de la conservación) y Krishna (dios de la destrucción). La reencarnación y el Karma son esenciales en el hinduismo. Puedes reencarnarte miles de veces a lo largo de la vida. La persona acumula experiencias y actos negativos y positivos. Acciones buenas y malas. La influencia de estas acciones será esencial en las sucesivas reencarnaciones. La trayectoria de un alma viene marcada por el contenido y sentido de tus actos. Occidente ha “importado” el concepto de Karma. El escritor alemán David Safier lo explica de una forma divertida y amena en su exitosa novela “Maldito Karma”

TURBANTES

Uno de los elementos emblemáticos de la India es el turbante. Inseparable de la vestimenta masculina, el turbante es uno de los iconos indios y se presenta en una gran variedad de tamaños, formas y colores. Con una longitud que puede pasar de los 9 metros, tuve la oportunidad de presenciar en Jaipur, cómo un indio se “enroscó” su turbante rojo de 9,5 metros en menos de un minuto. ¡Prodigioso!. Pushpendra, nuestro guía, un indio hindú de la segunda casta, nacido en Udaipur, nos demostró en varias ocasiones cómo solamente con ver el turbante, podía deducir a qué casta pertenecía su portador, su religión o incluso la procedencia geográfica. 

Un hombre indio y Sikh, accedió amablemente a fotografiarse en el complejo palaciego de Jaipur
Indios Sikhs luciendo su impoluto turbante. En el caso de los Sikhs, más característico que el color del turbante es la forma de colocarlo
Hombre indio del Rajastán, en Lawaran, Jodhpur

“Un turbante blanco significa que es el jefe de su familia y su padre ha muerto. El rojo implica que en unos meses va a casarse, a pesar de que en la cuarta casta hay nómadas que usan el color rojo y tamaño grande. El color amarillo, naranja o azafrán corresponde a un guerrero de la segunda casta. El color gris, viudo. El negro y el verde, corresponde a los musulmanes. Hoy en día, en la ciudad ya no se utiliza turbante”, nos explica Pushpendra. 

Turbante de colores típico del Rajastán
Agricultor indio fotografiado junto al Taj Mahal en Agra
El color negro de su turbante nos indica que es musulmán

CASTAS

“Voy a hablarles de las castas”, comenta Pushpendra en una de sus interesantes explicaciones. “Las castas no tienen nada que ver con el dinero. Sólo con el trabajo. Hay cinco grandes grupos sociales: la primera casta, los brahmanes, sacerdotes, maestros, médicos; la casta más alta; la segunda casta de los chatrías, políticos, militares, soldados; la tercera de los vaishias, los comerciantes, artesanos y los shudrás, la cuarta casta de los obreros y campesinos.


Hay una casta más, fuera del sistema de las castas: los intocables, los dalits

“Hoy por ley, ya no se les puede llamar intocables, es un gran insulto. Puedes ir a la cárcel siete años por llamar a alguien intocable. Yo pertenezco a la segunda casta, mi padre y mi abuelo eran militares”, prosigue Pushpendra. “El presidente del país es intocable y sólo ha sido elegido por la casta, para atraer votos, ya que los intocables son los mas numerosos. Pero aquí quien manda es el primer ministro”, concluye.

La casta más baja de la sociedad hace las labores más humildes
Dos chicas indias de casta alta celebraban una fiesta en un hotel de lujo de Jaipur. Una de ellas había visitado Barcelona recientemente. Hablaban un perfecto inglés.

“Las mujeres de la primera y segunda casta sólo llevan joyas de oro en su cuerpo. La pulsera del tobillo siempre es de plata en la tercera casta. En la cuarta casta todas las joyas son de plata. La primera casta sólo viste sari de seda. Algunos pueden llegar a costar un millón de rupias”, prosigue Push. La diversidad de este país es ilimitada, pienso… Mientras sigo escuchando a Pushpendra.

SARI

Siempre me ha fascinado el sari, el vestido tradicional de la mujer hindú. Las indias son guapas: imponente melena oscura, penetrantes ojos negros y elegancia. Sobretodo, son elegantes. Las mujeres indias visten sari cuando se casan y en la primera casta el sari siempre es de seda. En la segunda casta es de algodón. En la tercera y cuarta casta, como trabajan en el campo, la tela es de peor calidad. Las que muestran el abdomen son de una casta baja. Las castas altas no lo muestran. 

Observar el paseo de un grupo de saris balanceándose armónicos, es una visión fascinante. Con el Taj Mahal de fondo, casi alcanza lo sublime de la delicadeza y elegancia. Vestir el sari es un arte y las mujeres indias lo hacen con maestría.


Los tatuajes se llaman Mehndi, un vocablo de origen sánscrito que hace referencia a la técnica utilizada con un colorante de origen natural

TATUAJES

Los tatuajes en India no son cualquier cosa. Se trata de un arte milenario exportado a otros países y popularizados en el mundo entero. Se llaman Mehndi, un vocablo de origen sánscrito que hace referencia a la técnica utilizada con un colorante de origen natural. Se utiliza henna y otros ingredientes naturales para hacer una pasta que debe reposar previamente a su aplicación. El nivel de creación artística es infinito, llegando a realizarse complejas y bellas composiciones. Los tatuajes de henna pueden durar varias semanas.  

El Mehndi no puede faltar en una boda. Las novias se tatúan las manos, los pies o el cuerpo. La tradición indica que cuanto más oscura aparece la henna de la novia, más fuerte será su matrimonio. 

¡Ah! ¡Las bodas hindúes!. El paradigma de la tradición india. La consagración en la vida de cualquier hindú. Tan fastuosas, repletas de simbolismo, color, fiesta y emoción. Las bodas hindúes dan para escribir…un libro.

LIBROS RECOMENDADOS

El Sari Rojo, Javier Moro

Hijos de la Medianoche, Salman Rushdie

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

PELÍCULAS RECOMENDADAS

Gandhi, Richard Attenborough (1982)

Saga Fuego-Tierra-Agua-Cielo, Deepa Mehta 

El exótico hotel Marigold, John Madden (2012)

Come, reza y ama, Ryan Murphy (2010)

Vida de Pi, Ang Lee (2012)

Slumdog Millionaire, Danny Boyle (2008)

Lion, Dev Patel (2016)

La boda del monzón, Mira Nair (2002)

Señor, Rohena Hera (2018)

The Darjeeling Limited, Wes Anderson (2007)

 

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *