Un reencuentro en París

¡Oye nena!, vamos a mirar las acuarelas, me dice mi madre.
Damos una vuelta a la plaza. Tranquilamente. Bueno, todo lo tranquilo que es posible porque, como siempre, está atestada de turistas que se agolpan delante de las obras que exhiben los pintores. Me encanta esta plaza, este barrio, esta ciudad. Y aquí tuvo lugar un reencuentro en París.

Un reencuentro en París

¿Os gustan estas?, nos pregunta mamá. Papá asiente con esa semi sonrisa tan suya que significa “si a ti te gusta, a mi también”. 

El artista es asiático, un señor de mediana edad con una expresión serena. Expone sus obras cuidadosamente colocadas y sonríe. Sus acuarelas son distintas a todas las demás. Transmiten algo especial. Pinceladas suaves que sugieren y al final forman un todo. Me encantan. Hablamos con el pintor. Es japonés y lleva años en esta plaza y en esta ciudad. Las compramos. Mamá contenta, se lleva unas acuarelas preciosas.

Un reencuentro en París

Han pasado más de 25 años. Mi madre tiene en casa una “cole” de acuarelas con las aportaciones de los viajes de todos estos años. Mis preferidas son aquellas que compramos en la Place du Tertre en Montmartre, en aquel delicioso viaje primaveral, cuando mis padres eran jóvenes y yo todavía no era madre. El día está gris plomizo. Llovizna. No importa. Montmartre siempre vale la pena. Nunca he dejado de visitar este barrio cuando estoy en París.

Me acerco a la plaza de los pintores que empiezan a resguardar sus obras de la lluvia. Doy una vuelta a la plaza siguiendo las agujas del reloj. Cuando ya casi doy por concluida la exploración, atisbo unas pinturas que me resultan familiares. Miro con detenimiento al artista, de pie al lado y reviso su obra en detalle. Las reconozco. Sus acuarelas siguen siendo las más bonitas de la plaza. Su estilo no ha cambiado demasiado y su esencia artística es la misma.

Un reencuentro en París

Me hace ilusión un reencuentro en París. Hablo con él y me confirma que lleva muchos años en París y en esta plaza. Le explico que una vez, hace años, le compré dos acuarelas. Nos hacemos una foto. Quiero plasmar este momento para enseñárselo a mamá. Papá ya no está. Le habría gustado este reencuentro. Mamá tiene colgadas las acuarelas de París en casa. Le encanta mirarlas …

Me encanta esta plaza, este barrio, esta ciudad y … estas acuarelas. 
Salida de metro “Abbesses”, Barrio de Montmatre. Paris

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *