Visitar una mina y bajar a 600 metros de profundidad

¿Quieres visitar la mina más profunda de España?, me preguntaron mis amigos Jonatan e Isabel, ambos asturianos hijos de mineros. Estábamos viendo el exterior de “Nicolasa”, la mina en la que trabajó Jonatan durante 22 años. ¡Por supuesto!, respondí. Visitar una mina de carbón a 600 metros de profundidad, es posible en Asturias. “Un paseo por las entrañas de la tierra”, indica la publicidad del Pozo Sotón. Situado en San Martín del Rey Aurelio, junto al río Nalón y enclavado en plena cuenca minera asturiana. 

Visitar una mina de carbón a 600 metros de profundidad
Exterior del Pozo Sotón

Esta mina, propiedad de HUNOSA, dejó de extraer carbón el 31 de diciembre de 2014. Cerrada como tantas otras, a partir de 2015 se desarrolló el proyecto de adaptarla para poder ser visitada. La entrada incluye el interior de las galerías de la mina en un recorrido total de cuatro horas. “Mañana os pasamos a recoger por el hotel a las 7.15″, comentan Jonatan e Isa, que nos invitan a visitar el Pozo SotónDeclarado como Bien de Interés Cultural. “Recordad llevar una muda, neceser y unas chancletas, para la ducha después de la visita”.  Recorre por mi interior un cierto vértigo… Nunca he estado tanto tiempo a tanta profundidad.

Visitar una mina de carbón a 600 metros de profundidad 

A las ocho de la mañana accedemos a las instalaciones de Pozo Sotón. Nos indican la entrada a uno de los edificios exteriores y subimos al primer piso. Allí nos esperan unos expertos y sonrientes mineros que nos guiarán. Lo primero es la entrega del material: un mono (igual que el de los mineros), una camiseta, calcetines de lana, botas altas de goma, guantes, mascarilla, tapones de oídos y casco. Pasamos a los vestuarios a cambiarnos. Complementa el equipo un cinturón de cuero en donde se sujetarán el rescatador y la batería que alimenta a la lámpara enganchada al casco. Tendremos que bajar a 600 metros de profundidad.

Equipados para bajar a la mina

Bajamos a la sala de mecánicas para que los mineros nos instalen el rescatador y la lámpara. El primero, es un elemento esencial para bajar a un pozo. Como su nombre indica te rescatará en caso necesario, suministrando oxígeno para poder seguir respirando durante 30 minutos. Según nos indican, es el tiempo necesario para abandonar una zona de aire sucio a una de aire limpio. Si alguien del grupo tenía alguna duda, el minero nos aclara que no lo tendremos que utilizar… Los mineros se van alternando para darnos las explicaciones pertinentes, por cierto, muy interesantes para conocer los pormenores del funcionamiento de una mina.

Entrando en la sala de máquinas, antes de acceder al pozo

Y ha llegado el momento de visitar una mina de carbón a 600 metros de profundidad. Para poder acceder al pozo entramos en la jaula, una estructura metálica que hace las veces de ascensor y accede a las plantas bajo tierra. Hay diez niveles llegando a los 700 metros, la mina mas profunda de España.


Se inicia el descenso en la jaula a lo largo de 386 metros, hasta alcanzar la planta octava

Gracias a las lámparas podemos avanzar en la oscuridad de la galería, mientras pisamos raíles, barro y agua. Llegamos a la Chimenea La jota, un agujero muy estrecho y largo que comunica con la décima planta. Conozco mis limitaciones y opto por una ruta alternativa a La Jota. Uno de los mineros me acompaña amablemente y me explica cuestiones muy interesantes de la mina. 

Visitar una mina de carbón a 600 metros de profundidad

Espero al grupo a que salga de La jota, algunos parecen apurados. A partir de este punto, se sigue el recorrido a pie hacia las zonas donde se explotaba el carbón. A lo largo de 2 kilómetros de galerías se avanza  pudiendo observar las instalaciones de agua, aire, comunicación, control, electricidad y ventilación empleadas en la mina. Los carriles por donde se trasladan los vagones y los métodos de sostenimiento de galerías utilizados, así como el sistema automático de apertura de puertas de ventilación.


Al final del recorrido alcanzamos la décima planta a una profundidad de 600 metros pudiendo observar la existencia de una tolva de carga de carbón

Es impresionante el viento que corre cuando abren las puertas de hierro.  “Poneros los tapones”, nos indica uno de los mineros y empezamos a barrenar con una máquina que vibra tanto que no puedo controlarla. ¡Madre mía!, qué fuerza hay que tener para agujerear estas paredes…”Aquí abajo hay todo un mundo”, pienso. Un mundo oscuro, húmedo y cuándo funcionan las máquinas, con un ruido atronador.

 

La jaula nos devuelve a la superficie, después de haber recorrido unos 5 kilómetros bajo tierra. ¡Qué profesión tan dura!, pienso en cuanto volvemos a ver la luz del exterior. Trabajar allí abajo en jornadas completas, explosionando y rascando paredes para extraer carbón… Los mineros han sido muy amables con nosotros. Han atendido con profesionalidad preguntas e inquietudes. Realizan una visita amena e interesante. Les agradecemos y damos las gracias por la excelente visita.

Exterior de Pozo Sotón

Al salir, la ducha es obligada y nos despojamos de las ropas que están más negras que a la entrada. Salimos hacia el exterior. En un rincón hay una barrenadora clavada en una roca ficticia. Vuelvo a pensar en el trabajo tan peligroso que es la mina. Bajar a 600 metros de profundidad, entre un laberinto de galerías llenas de polvo negro, con la incertidumbre de que de vez en cuando y sin previo aviso, una chispa haga explotar una bolsa de grisú

Después de visitar la mina más profunda de España, una última sorpresa nos espera en el exterior  a modo de cementerio de Arlington. En la explanada central, sobre una alfombra verde de cuidado césped, se alinean casi quinientas lápidas en memoria de los caídos en acto de servicio. Cada placa con un nombre, un pozo y una fecha. “Aquí está mi padre”, nos indica Jonatan señalando una de las placas. Él no llegó a conocerlo. Y se me encoge el corazón.  

¡Gracias Joni. Gracias Isa!. Gracias por esta experiencia inolvidable.

Todos los detalles de Pozo Sotón aquí 

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *