10 lugares maravillosos en la Costa Brava

¿Cuál es una de las imágenes del verano?. Una cala tapizada por pinos que llegan prácticamente a un mar azul, salpicado por rocas en las que reposar, cual sirena, mientras el agua te salpica combatiendo los rayos solares. No es un deseo, es una realidad. Es la Costa Brava. Un litoral de más de 200 kilómetros cuyo inicio es Blanes y final en Portbou. Mucho más que una zona costera, se trata de una cultura, una forma de vida y tradición. Me declaro totalmente enamorada de la Costa Brava y es un romance que ya dura varias décadas. Sólo me ha dado satisfacciones y siempre vuelvo. Por ello quiero compartir estos 10 lugares maravillosos en la Costa Brava. ¡Relájate y disfruta!.  

10 lugares maravillosos en la Costa Brava

Blanes, el inicio de la Costa Brava

Esta población costera de la provincia de Girona, es el inicio de la Costa Brava y continua hacia el norte rodeando el litoral hasta llegar a la localidad fronteriza de Portbou. Blanes cuenta con cuatro kilómetros de costa que alterna calas pequeñas y atractivas con grandes playas de calidad. Destaca la Cala Sant Francesc rodeada de pinos y la Punta de Santa Anna, una pequeña cala situada al final del Puerto de Blanes.

Sa Palomera, Blanes

Uno de los símbolos de la villa es Sa Palomera, una gran roca que entra en el mar y representa el punto de inicio de la Costa Brava. Al lado izquierdo de esta formación, se extiende la playa grande de Blanes desde la que se divisa otro de sus símbolos, el Castillo de Sant Joan ubicado sobre una montaña a más de 170 metros sobre el nivel del mar. Construido como fortaleza defensiva, su   primera referencia histórica data del año 1001. Sin embargo uno de mis rincones favoritos de Blanes es el Jardín Botánico Marimurtra creado hace 100 años por un biólogo alemán enamorado de este lugar.

10 lugares maravillosos en la Costa Brava

Tossa de Mar, la perla del sur de la Costa Brava

Su recinto fortificado no tiene parangón en todo el litoral. Pasear por su antiguo interior, en la Vila Vella es trasladarse a la época medieval. Tossa de Mar es uno de los pueblos más emblemáticos de la Costa Brava. Lugar de encuentro entre artistas, desde Ava Gardner hasta el pintor Chagall. Este marco incomparable ha sido una fuente de inspiración a lo largo de varias décadas y se han filmado varias películas.

Situada entre Lloret de Mar y Sant Feliu de Guíxols, su Playa Grande ocupa gran parte de la villa, aunque para los que prefieren calas más pequeñas y recogidas tienen la cala de Es Codolar o la Mar Menuda. Este pueblo marinero se recorre a pie y merece la pena observarlo desde varias perspectivas. Una de las mejores es observar la bahía desde el Faro de Tossa.  

Camino de Ronda de S’agaró

Los deliciosos caminos de ronda (camins de ronda) discurren bordeando el mar y son senderos de uso público que siguen el abrupto litoral de la Costa Brava. En los años 90, la administración no creía que los caminos pudieran ser un atractivo turístico. Pues bien, para conocer la Costa Brava en primera persona, hay que recorrer algún tramo del camino de ronda que te invita a descubrir y ver lo que hay detrás de cada curva entre el mar y la tierra.  

Y aquí interviene mi colega Isabel (@carbomompo) otra enamorada de la Costa Brava, vecina de Sant Feliu de Guíxols y experta en este litoral del que disfruta en cualquier época del año y a cualquier hora. Ella conoce cada recodo del camino de ronda entre S’agaró y Sa Conca, uno de los más bonitos de la Costa Brava. Bordeando la urbanización de S’Agaró, construida en el siglo XX para la alta burguesía, tiene preciosos miradores que forman parte del recorrido del sendero GR-92.  

TIP DEL VIAJERO: El camino de ronda de S’Agaró conecta la Platja de Sant Pol con la Cala Sa Conca. Discurre durante un kilómetro y medio y está perfectamente adaptado para cualquier usuario.  Isabel sale de su casa en Sant Feliu de Guíxols para iniciar el camino de ronda. Uno de los puntos que más le gusta es Senya Blanca, el que fue primer chalet de la urbanización de S’agaró, construido en 1924. Isabel de joven, recuerda los conciertos que hacían en este lugar en los que llegó a participar Montserrat Caballé. Prosigue hasta la Platja de Sant Pol en la que dice, hay una luminosidad preciosa y acaba en la Cala Sa Conca, su preferida. Sin duda, es todo un privilegio vivir en este lugar.  

 

Cala S’alguer

Uno de mis rincones favoritos de estos 10 lugares maravillosos en la Costa Brava: una pequeña playa rocosa rodeada de casitas de pescadores con mucho encanto. Escondida entre pinos, dicen que es una de las calas más bellas de este litoral. Y ciertamente, es preciosa. En el municipio de Palamós y a unos 40 minutos de la ciudad de Girona, se estableció allá por el siglo XVI este barrio de pescadores cuyas antiguas barracas se han convertido en coquetas residencias de verano. Quién pudo comprar e invertir en una de estas casitas, hoy en día tiene un tesoro.  

10 lugares maravillosos en la Costa Brava

TIP DEL VIAJERO: A pocos kilómetros de S’alguer se encuentra la población marinera de Palamós, uno de los importantes centros pesqueros de la Costa Brava. Es aquí en donde podrás degustar uno de los productos del mar más valorados y exquisitos: la gamba de Palamós. Un auténtico manjar para degustar preferentemente entre abril y julio en los restaurantes de la localidad, por ejemplo en Can Blau, un local tradicional junto a la lonja de pescado. Cualquiera de sus platos marineros están exquisitos.

Mi querida Calella de Palafrugell

10 lugares maravillosos en la Costa Brava

Desde muy joven siento pasión por Calella de Palafrugell (no confundir con Calella en la costa del Maresme). Aquí se inspiró Serrat para componer Mediterráneo y no podía ser de otra manera, este lugar inspira a cualquiera que lo visite porque Calella es especial… “que le voy a hacer si yo, nací en el Mediterráneo…” como suena la canción.

10 lugares maravillosos en la Costa Brava

Calella de Palafrugell todavía mantiene la esencia de un pueblecito de la Costa Brava antes de la llegada del turismo masivo. A nivel cultural ofrece dos importantes eventos anuales: el Festival de Cap Roig que se celebra en el Jardín Botánico de Cap Roig y el concierto de habaneras, canciones nacidas en Cuba popularizadas en Cataluña que gozan de una profunda tradición y se celebran en la Platja de Port Bo presidida por las características “voltes”, esos arcos de color blanco, otro de mis rincones favoritos de la Costa Brava.

Begur y sus preciosas calas

Situado entre el Estartit, al norte y Palamós al sur, esta preciosa población de Girona, de poco mas de 4.000 habitantes y que en verano quintuplica su población, es un auténtica joya de la Costa Brava. El pueblo se encuentra en el interior pero en su costa se hayan algunas de las calas mas bonitas. Hacia 1800 muchas familias se fueron a “hacer las Américas” y se instalaron en La Habana. A su vuelta y con una buena posición económica construyeron bonitas casas llamadas de “los indianos”. Las casas indianas de Begur son uno de los atractivos de esta población, hasta el punto de que cada año, a principios de septiembre, se celebra “La feria de indianos” reviviendo el espíritu de la Vieja Habana.

El ayuntamiento de Begur organiza visitas guiadas a las casas indianas más relevantes. Las calas de Begur mas interesantes son Sa Riera, Aiguafreda, Sa Tuna y Aiguafreda con un impresionante Parador Nacional que ofrece una de las mejores perspectivas de la Costa Brava. La Cala de la Illa Roja es una de las más famosas y se caracteriza por una gran roca rojiza que en función de las mareas está separada o no a la playa. Es nudista y forma parte del camino de ronda que conduce la playa de Sa Riera hasta la Playa del Racó de PalsFornells compuesta, asimismo por otras bellas calas, cierra este periplo de la costa de Begur

Cala de la Illa Roja

10 lugares maravillosos en la Costa Brava

El legado medieval de Pals

Considerado uno de los pueblos más bonitos de Cataluña, el centro medieval de Pals no podía faltar en esta recopilación de 10 lugares maravillosos en la Costa Brava. Su antiguo núcleo urbano que mantiene intacto su encanto, está formado por preciosas casas empedradas e invita a ser visitado con tranquilidad descubriendo cualquiera de sus bellos rincones. Está muy bien cuidado y es un auténtico disfrute pasear entre sus callejuelas.

Pals goza de una de las mejores playas de la Costa Brava, la Platja Gran, con una extensión de más de dos kilómetros. Integrada en el Parque Natural del Montgrí y el Bajo Ter, con campos de arroz y marismas y unas excelentes vistas a las Islas Medas, Illes Medes.

TIP VIAJERO: Pals es una villa de gran tradición arrocera. El arroz de Pals es famoso por su excelente calidad y se comercializa bajo la marca “Arroz de Pals”. Si visitas esta localidad, no dejes de probar un “Arroz de Pals a la cazuela”

Illes Medes, Costa Brava

Sant Martí d’Empuries

Seguimos en nuestro periplo hacia el norte y después de la bella población de L’Escala y antes de alcanzar la larga playa de Sant Pere Pescador, llegamos a la pequeña y coqueta Sant Martí d’Empuries. Su nombre ya nos da una pista de la larga historia del lugar. Aquí se estableció el primer asentamiento de los griegos en el siglo VI y llegó a ser uno de los puertos mas importantes del Mediterráneo, estableciéndose fenicios, íberos, griegos y romanos. Muy cerca se encuentran las Ruinas de Empúries, uno de los yacimientos arqueológicos más notables de la península ibérica y una visita imprescindible si viajas por la zona. Y enfrente de las ruinas… el mar.  

10 lugares maravillosos en la Costa Brava
Sant Martí d’Empuries

Entre  los principales edificios que encontramos en nuestra visita a Sant Martí d’Empúries, está la Iglesia de Sant Martí, situada en medio de la plaza mayor, construida en 1538 sobre un templo prerrománico fechado en 926, de estilo gótico tardío y con un bonito rosetón en su fachada. En su interior guarda numerosos fragmentos de barro grecorromano, varios altares paleocristianos y una pila bautismal románica.

10 lugares maravillosos en la Costa Brava

Cadaqués, Portlligat y Cap de Creus

El pueblo más oriental de la península ibérica siempre ha mantenido su aire bohemio. Hasta finales del XIX vivió frente al mar y aislado del resto del Alto Ampurdán, la comarca de Girona que hace frontera con Francia. En verano ( y sin pandemia) Cadaqués está a rebosar. La vista más popular es la presidida por la Iglesia de Santa María del siglo XVII, construida gracias al dinero de los pescadores. El ascenso hasta ella por las estrechas calles empedradas te llevarán hasta un balcón con excelentes vistas. Cierto es que la mayoría visita esta localidad en verano, pero en primavera y otoño (incluso en invierno), también resulta encantadora. 

10 lugares maravillosos en la Costa Brava 

Cadaqués es otro de mis favoritos de estos 10 lugares maravillosos en la Costa Brava y por ello escribí un artículo de Cadaqués, un viaje por los paraísos de Salvador Dalí . Una tierra especial para mí, puesto que mi abuelo materno nació en Figueras al igual que el pintor. Muy cerca de Cadaqués puedes visitar la tranquila Cala de Portlligat, elegida por el pintor Dalí para fijar su refugio junto a su mujer Gala y actualmente alberga la Casa-Museo Dalí. Aquí vivió durante 40 años en lo que el artista llamaba “su paraíso místico” y en dónde encontró su inspiración creativa, además de invitar a sus ilustres amigos de la época. 

Cala de Portlligat el refugio del pintor Salvador Dalí que construyó a lo largo de varios años sobre barracas de pescadores

Otro lugar muy relevante de la Costa Brava se sitúa a pocos kilómetros de Portlligat, el Cap de Creus. Más oriental que el propio Cadaqués, fue declarado parque natural en 1998. Su faro a más de 80 metros de altura sobre el acantilado vigila el Mar Mediterráneo. El Parc Natural del Cap de Creus ofrece un sinfín de posibilidades por tierra y por mar, en cuanto a excursiones y rutas de senderismo. Sin duda un imperdible en el norte de la Costa Brava.

10 lugares maravillosos en la Costa Brava

10 lugares maravillosos en la Costa Brava

 

Port de la Selva

En el Cap de Creus y acercándonos a la frontera de Francia, a poco mas de 30 kilómetros de Portbou y a 165 de Barcelona, se ubica el pueblo de Port de la Selva. Su bahía forma un puerto natural, con una playa grande y popular entre los windsurfers. Debido a la proximidad con la frontera es frecuentado por turistas franceses. Este pueblecito de pescadores mantiene su encanto lejos del turismo masivo.

A 15 kilómetros en coche hacia el interior te espera una de las joyas religiosas de Catalunya: el Monasterio de Sant Pere de Rodes, una maravilla de la arquitectura románica catalana. Desde el siglo XI al XIV fue el principal centro espiritual del condado de Empúries. Cada vez que lo visito, me impresiona. Desde el monasterio se aprecia una de las mejores vistas del Cap de Creus.

Enlaces de Interés

https://es.costabrava.org/

https://viajes.nationalgeographic.com.es/z/costa-brava

https://www.girona.cat/turisme/esp/

https://www.spain.info/es/destino/girona/

 

NOTA: Muchas gracias a Isabel (@carbomompo) por su colaboración en este artículo. Compartir pasiones siempre es gratificante y la Costa Brava nos apasiona a ambas. ¡Por muchos años más disfrutando de esta belleza!

Autor entrada: Bea

Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *