¿Cómo son los japoneses?

Konichiwa

Japón se ha convertido en uno de los destinos más atractivos del continente asiático. Y coincide absolutamente con la realidad: este país enamora. Su vida urbana, naturaleza, templos, espiritualidad, gastronomía y tradiciones. Curiosidades inéditas a ojos de un occidental. Casi todo sorprende y positivamente. Confieso mi debilidad por este país. Cuanto más conozco a los japoneses, más empatía siento por ellos. Después de dos viajes a Japón, el último de tres semanas recorriendo el país en tren, voy conociendo a la sociedad nipona. Estos son algunos de los rasgos y características que me parecen más destacables de los japoneses, fruto de mis experiencias. Una aproximación al país nipón de ¿Cómo son los japoneses?.

¿Cómo son los japoneses?

Son muy limpios

En Tokio, una megalópolis de más de 30 millones de habitantes en la que no existen las papeleras, no hay ni un papel en el suelo. Viajando por el país todo está limpio e impoluto. Los baños impecables. Aquí te das cuenta de que el entorno se mantiene en buenas condiciones,  no porque se limpie mucho, sino porque no se ensucia. A los pocos días de viajar por Japón adquieres conciencia de no dejar basura en ningún lugar y guardártela para, cuando puedas, tirarla. Eso hacen los japoneses. Entre todos mantienen su entorno limpio. Es un tema de arraigo cultural. Hay muchos otros detalles a favor del cuidado de la higiene personal. Por ejemplo, en los hoteles y alojamientos casi siempre hay un spray que neutraliza los malos olores de la ropa y del ambiente. En cualquier lugar en dónde comas o compres comida, te sirven siempre unas toallitas húmedas, en vez de las tradicionales servilletas de papel. ¡Qué comodidad viajar por un país tan cuidado!

¿Cómo son los japoneses?

Son muy disciplinados

Seguir las reglas es casi una religión. A nadie se le ocurre cruzar cuando el semáforo está en rojo. En el metro y en el tren es impensable viajar sin pagar. No obstante, los sistemas de control no permiten colarse fácilmente. Saltarse las reglas en este país es prácticamente imposible. Tuve la oportunidad de comprobar en mi último viaje de 20 días por Japón que cualquier alternativa (aunque sea razonable y comprensible) que implique no seguir la norma establecida es rechazada sin paliativos. Eso sí, te dicen “no”, sin enfadarse y con una sonrisa. En mi primer viaje a Japón presencié una situación un tanto curiosa y significativa en referencia a la obediencia y disciplina niponas.

¿Cómo son los japoneses?


“En Japón, no se te ocurra cruzar un semáforo en rojo o colarte en una fila. Los japoneses son extremadamente disciplinados y siguen las reglas a rajatabla”


Visitando parques y monumentos turísticos, es habitual encontrarte con grupos de escolares. Siempre con su gorritas de colores y atentos a sus profesores. Siguen las instrucciones disciplinadamente y nada les despista de tu cometido.

Los japoneses son súper educados 

No gritan (sólo cuando promocionan o venden algo), no discuten, no hablan si no les preguntan. En el metro no se oye ni una mosca y está mal visto hablar por teléfono. Hacen reverencias habitualmente para dirigirse o saludar a alguien. Tengo una buena colección de anécdotas. Entré a cambiar dinero en un banco de Tokio y enseguida me atendió el vigilante de la entrada. Me dijo que en ese banco no cambiaban. Puse cara de contrariedad… nada. Implacable. Entonces le pregunté si sabía en dónde podía cambiar euros cerca de allí y en ese momento justo, ¡ la actitud se transformó!: se dirigió a un mueble cercano, abrió un cajón y sacó un plano ya preparado con las indicaciones necesarias para explicarme el lugar cercano para cambiar divisas. Si no llego a preguntar, él no arranca el “protocolo” de explicármelo. Así son. Toda acción está supeditada a una regulación. En otra ocasión, en el aeropuerto internacional de Osaka, a las ocho en punto de la mañana, el personal de facturación se alineó por delante de los mostradores y tras breves segundos, todos al mismo tiempo, se inclinaron haciendo una reverencia a los pasajeros que hacíamos cola para facturar. ¡Fue realmente sorprendente!. 

¿Cómo son los japoneses?

Esta sobriedad y educación se diluyen cuando van de fiesta o beben sake, la bebida alcohólica nacional. Entonces se transforman y se deshiniben. Esta foto corresponde a un festival de otoño en uno de los templos del barrio de Shinjuku en Tokio. Estos japoneses tan sonrientes acababan de venderme unos Omamori (amuletos de la buena suerte). Yo era de las pocas occidentales del lugar y estaban motivados en hablar conmigo, preguntarme de dónde procedía y qué hacia allí. Fue un rato muy agradable y divertido. Al acabar les pregunté para hacerles una foto y ¡posaron así de contentos!.

El contacto personal está mal visto 

No se dan la mano y, por supuesto, nunca un beso o abrazo. Presencié la llegada de los invitados a una boda en un hotel. El novio iba recibiéndolos haciendo reverencias, pero sin ningún contacto físico. Es algo chocante para nosotros que vivimos en una sociedad latina, proclive a los signos cariñosos, besos y abrazos. Es muy poco frecuente ver a las parejas por la calle cogidas de la mano. 

¿Cómo son los japoneses?

Los japoneses viven la dualidad tradición-innovación

Son capaces de diseñar el último robot o casarse por el rito tradicional sintoísta. Los carteles promocionales de Tokio 2020 para los Juegos Olímpicos del próximo año, comunican ese binomio a todo el mundo. En un mismo póster conjugan la imagen de un actor de kabuki con un robot interactivo. O un Maneki-neko, el famoso gato ornamental con el brazo levantado, con la gatita de Hello Kitty. En Tokio, las tribus urbanas conviven con los templos y rezos. No renuncian a su cultura milenaria e innovan desde la tradición. 

¿Cómo son los japoneses?

Son los más longevos del mundo

En Japón hay más de 50.000 personas centenarias, siendo el país con mayor esperanza de vida del planeta. El 20% de la población tiene más de 65 años. Aquí la gente muy mayor conduce y trabaja. Japón es una sociedad envejecida. La pensión mínima es baja, comparada con el nivel de vida del país. Si no se ha ahorrado a lo largo de la vida laboral, es complicado afrontar la etapa en la que los únicos ingresos proceden del estado. A pesar de la edad, un trabajo que aporte más ingresos, es bienvenido. Este es uno de los motivos, por lo  que es habitual ver personal de avanzada edad, desarrollando actividades laborales.

A los japoneses les gusta hacer bien su trabajo

Se nota. El cliente es lo primero y lo tratan con máxima deferencia. Se esmeran en darte una solución y contestar a tu duda, a pesar de que el nivel de inglés de los japoneses es muy precario (incluso en la gente joven). En muchas ocasiones, un trabajador me ha acompañado hasta el lugar que yo le preguntaba y sólo se van cuando tienen la certeza de que han cumplido contigo. Un japonés nunca te dejará sin respuesta y sin atenderte. Eso sí, les molesta mucho que no guardes tu turno y que les interrumpas. Nadie lo hace. El orgullo por el trabajo bien hecho está fuertemente arraigado en Japón.

¿Cómo son los japoneses?

Los japoneses son amantes de la seguridad

Después de mi viaje de 20 días por Japón he podido comprobar la prioridad que representa la seguridad para la sociedad nipona. He llegado a ver hasta cinco operarios controlando la salida de una furgoneta, en un lugar por el que cruzaban algunos peatones. Una exageración a ojos de un occidental. Los conductores de tren tienen un protocolo mediante el cual, levantan un brazo y señalan en diferentes direcciones mientras conducen y lo hacen de forma sistemática en intervalos de tiempo. Llegué a la conclusión de que debe ser para evitar dormirse conduciendo.

Los niños japoneses son fundamentales 

Los cuidan y los educan con esmero. Tuve la suerte de coincidir con la celebración del “Shichi-go-san” (literalmente significa 7, 5 y 3), un festival sintoísta anual que tiene lugar en todo el país a mediados de noviembre. Participan niñas y niños de 3,5 y 7 años. Consiste en celebrar el crecimiento y desarrollo de los niños y se reza por su salud. Las niñas van vestidas con preciosos kimonos y los niños visten el traje tradicional. Es magnífico pasear por los principales santuarios sintoístas y ver a los padres cómo llevan a sus hijos a esta celebración. Es costumbre hacer sesiones fotográficas en el santuario más bonito de la zona. La mayoría de las mamás visten kimono y los papás lucen traje y corbata. En ocasiones la inversión económica es alta, puesto que los kimonos y los reportajes fotográficos no son baratos. Ellos te muestran orgullosos y felices a sus hijos.

¿Cómo son los japoneses?

¿Cómo son los japoneses?

Sólo encuentras japoneses y turistas en Japón

No hay inmigrantes. No se mezclan. Es difícil entrar en el país para trabajar y casi imposible ver por la calle a personas de razas oscuras. Sólo japoneses y turistas, mayoritariamente asiáticos y cada vez más occidentales. Viniendo de España, en particular y Europa, en general, es un tema que sorprende. Hoy en día es difícil viajar por un mundo cada vez más globalizado y no ver mezcla de razas. Por otro lado, es habitual que los japoneses no tengan ningún trato ni conozcan a ningún extranjero en su entorno. En mi experiencia, el trato ha sido exquisito y atento, a pesar de la barrera idiomática. Pero soy europea. Hablando con extranjeros que viven hace años en Japón, me comentaron que con los chinos y coreanos del sur, no tienen una buena relación y pueden llegar a ser despectivos con ellos, pero con los europeos y norteamericanos son muy amables y respetuosos.

¿Cómo son los japoneses?

Los japoneses compran la bebida en máquinas 

En los cafés, bares y restaurantes te sirven agua potable del grifo. La tienen ya preparada en jarras con o sin hielo. La gente no suele pedir bebida cuando almuerza. Te vas sirviendo de la jarra de agua o de té (siempre presente). No es habitual beber una cerveza o refresco. De hecho hay pequeños restaurantes que no tienen refrescos. El agua es gratis, la cerveza es cara. Los japoneses beben en la calle, comprando en cualquiera de los cientos de miles de máquinas expendedoras de bebidas que hay distribuidas por todo Japón. Se llaman “jidohanbaiki” son una institución en este país. Puedes encontrar una máquina expendedora en cada esquina. Tienen oferta de productos calientes, fríos y a temperatura ambiente. Bebidas de té, café, chocolate, refrescos… la oferta es infinita. Son realmente prácticas, tanto en verano como en invierno. Te acostumbras rápidamente a ellas y te conviertes en una consumidora habitual. 

A los japoneses les gusta la confortabilidad

Se manifiesta en múltiples detalles del día a día. Por ejemplo, los retretes japoneses que merecen casi una tesis doctoral: “El fascinante mundo de los inodoros japoneses”. Estos famosos artilugios electrónicos te permiten (entre otras muchas cualidades) estar calentito mientras te sientas, oír música a la par que haces tus necesidades o evitar el papel higiénico lavándote con unos chorritos inteligentes. Y, por supuesto, no tienes que preocuparte de abrir y cerrar la tapa. Este elevado grado de confort es inédito e impensable en el resto del mundo. Otro ejemplo son las puertas de los taxis, que se abren y cierran automáticamente. Parece una tontería, pero es realmente práctico cuando vas con equipaje y tienes las manos ocupadas. Les gusta vestir tejidos de calidad, confortables y cómodos. Aquí las marcas de ropa “low cost” no gozan de tanto mercado. La marca japonesa de ropa Uniqlo, líder en Japón, concentra las características niponas: sobriedad, comodidad y calidad.


La confortabilidad forma parte de la esencia japonesa. Los retretes japoneses merecen una tesis doctoral: “El fascinante mundo de los inodoros japoneses”


¿Cómo son los japoneses?

Los japoneses sólo hablan japonés

Sorprende que un país tan moderno e innovador tenga un nivel de inglés tan escaso. Para compensar eso, en tiendas, restaurantes, estaciones y lugares públicos, utilizan un pequeño aparato traductor multilingüe, para comunicarse con los clientes. Es un elemento realmente práctico. Le hablas en tu idioma y lo traduce al idioma seleccionado, con una voz que entiendes perfectamente. Este sistema me salvó de algunas situaciones en las que comunicarse era esencial. La gente joven tampoco se defiende en inglés con las palabras mínimas. En realidad, los japoneses que encontré con los que pude hablar en inglés, la mayoría habían vivido en occidente.

Los japoneses tienen los trenes más eficientes y puntuales del mundo

La red de trenes japonesa es una auténtica obra de ingeniería. Los trazados, el funcionamiento y la tecnología, hacen de éste el mejor transporte para viajar por el país. Desde los trenes locales hasta diferentes tipos de trenes bala (los trenes de alta velocidad se denominan “Shinkansen”). Japan Railways, la compañía ferroviaria más importante, ofrece un servicio impecable en cuanto a puntualidad y confort. Millones de japoneses se mueven en tren diariamente. No son baratos, pero el JR PASS lo abarata de forma considerable. “Aterrizar” en una gran estación de las mega ciudades japonesas, puede llegar a aturdir. Una auténtica marabunta se mueve en horas punta y es importante no interponerse en su camino: no frenan. Una avalancha de miles de ejecutivos que se dirigen al trabajo caminando rápido y a paso firme. Imprescindible ponerse en la dirección adecuada del flujo de gente, para no acabar golpeada o en el suelo. Cuando ya llevas varios días y te vas acostumbrando, acabas corriendo tanto como ellos, pero al principio resulta un poco abrumador.

Los  japoneses son pacientes 

La paciencia impera en Japón. Hacen cola hasta para subir al vagón del metro. Jamás se cuelan (lo contrario a los chinos, que han hecho del colarse todo un arte). Son pacientes hasta en sus ademanes. Me encanta verlos comer, cómo organizan los ingredientes de su plato antes de cogerlos delicadamente con los palillos. Son todo lo contrario a la impulsividad (la toleran mal, porque no están acostumbrados a ella). El kimono también requiere paciencia, ya que limita los movimientos en pasos cortos, sin poder ir deprisa. Cada gesto, cada acción, son cuidados de forma exquisita y eso requiere tomarse su tiempo. Una mezcla de paciencia y delicadeza.

¿Cómo son los japoneses?

 Son amantes de la practicidad

Les gusta lo práctico más que lo sofisticado. Para que las personas dejen su bolso cuando se sientan en un café o restaurante, es habitual encontrarte con unas cestas debajo de la mesa o asiento para dejar tus pertenencias. Algo muy simple y práctico. Las tapas de los inodoros se abren solas. También las puertas de los taxis. Lo práctico se prioriza y se observa en cualquier detalle: en la ropa que visten, los zapatos que calzan, en los muebles… En mi opinión el mayor exponente de “practicidad” (la palabra no figura en el diccionario de la RAE) en Japón es el takkyubin. Se trata de un servicio de mensajería muy común y habitual, consistente en el envío de paquetes o maletas de un lugar a otro del país. A los turistas nos permite enviar el equipaje entre un hotel y otro. Es un servicio muy eficiente y barato (no ha llegado en ningún caso a 18€ al cambio).


“En Japón existe un sistema de mensajería barato y eficiente que permite al turista viajar sin maletas”


Existen varias compañías que realizan este servicio, pero la más conocida es Kuroneko (gato negro) y debe su nombre al logotipo. Yo lo he utilizado en tres ocasiones: de Nagano a Takayama (me permitió recorrer los Alpes Japoneses sin equipaje), de Takayama a Nagoya (puedes realizar la Ruta Nakasendo sin pensar en el equipaje) y de Kioto a Osaka (para visitar Hiroshima y la isla de Miyajima cómodamente). La maleta siempre llegó puntualmente y en perfecto estado. Además, en las consignas de las estaciones no cabe una maleta grande y en los Shinkansen tampoco. No hace falta acarrear equipaje por Japón. ¡Más práctico, imposible!

Los japoneses tienen una gastronomía excelente 

Al contrario de lo que pueda parecer, comer en Japón es barato y la oferta va mucho más allá del sushi. Eso sí, la carne es cara y la fruta prohibitiva. La dieta de los japoneses se basa en verduras e hidratos de carbono, básicamente arroz y fideos. La variedad es amplia y los restaurantes están especializados según especialidad gastronómica. Hay restaurantes de tempura, sushi, gyozas, okonomiyaki, udon y ramen… y ¡todo está muy rico!.

En cualquiera de los restaurantes que me encontraba en el camino y que decidía entrar a comer, disfruté la comida. Recuerdo un espectacular okonomiyaki en Hiroshima (ciudad tradicional de esta especialidad gastronómica) o un sushi maravilloso en un pequeño local al lado de la estación de Nagano, al que fui dos veces a cenar. O un tempura magistral en Ginza… He podido saborear una gastronomía excelente a precios muy asequibles. 

Las famosas réplicas de plástico que muchos restaurantes exhiben a su entrada, imitan perfectamente a los platos reales y dada la barrera idiomática, son una buena alternativa, aunque yo no necesité esta opción. Para los japoneses resulta más caro comer en casa que en un restaurante de la calle, por lo que es habitual ver gente sola comiendo y a diferentes horas del día. Los dulces japoneses merecen una mención especial, entrar en una pastelería japonesa es un placer para los sentidos. Los wagashi, los dulces tradicionales, se sirven acompañados de té. Son delicados y deliciosos y tienen una cuidada elaboración. Los famosos mochi (soy una fan), pertenecen a este grupoSin duda, la gastronomía es uno de los grandes alicientes y atractivos de este país. 

Los japoneses son muy supersticiosos 

Así son. Las supersticiones están muy arraigadas en la cultura japonesa. Por ejemplo, no se debe pintar el nombre en rojo, ya que se asocia con la muerte. Hay que evitar una serie de números que dan mala suerte, como el 4 y el 9. No cruzar la mirada con un cuervo o con un gato negro. Nunca clavar los palillos en la comida. Y así hasta el infinito. En los templos venden infinidad de amuletos que te protegen de la mala suerte y es habitual comprarlos y llevarlos contigo. 

Arigatou gozaimasu 

Autor entrada: Bea

Bea
Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

7 comentarios en “¿Cómo son los japoneses?

    Avatar

    Carmen Montil Jiménez

    (06/12/2019 - 00:50)

    He disfrutado muchísimo leyendo este post sobre los japoneses y su manera de ser y entender la vida. Después de su lectura se incrementan mis ganas de conocer ese país y si lo puedo hacer junto a ti, sería cumplir un sueño. Y últimamente mis sueños se hacen realidad. Un fuerte abrazo querida Bea.

      Bea

      Bea

      (23/12/2019 - 12:17)

      Los sueños son para cumplirlos… así que a por ellos!. Un besado

    […] ¿Cómo son los japoneses?: aproximación al país nipón | Bea Viajera […]

      Bea

      Bea

      (14/07/2020 - 09:50)

      Muchas gracias por enlazar este post de los japoneses. Soy una enamorada del país nipón y te agradezco doblemente que lo hayas incluido en tu lista de “80 post que ayudan para viajar”. Gracias de nuevo!

    Avatar

    Ani

    (25/07/2020 - 21:20)

    Alucinante!! Me ha encantado este post. 🥰💕

      Bea

      Bea

      (26/07/2020 - 11:03)

      Muchas gracias! Japón es uno de mis preferidos …

    Avatar

    Ariana

    (09/08/2020 - 00:26)

    Guau que interesante y con tanta información sobre una de las sociedades que me parecen más alucinantes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *