Momiji el increíble otoño en Japón


Momiji, el increíble otoño en Japón

El otoño en Japón es mágico. Admirar ese cambio de color de los jardines y bosques japoneses es uno de los rituales más atractivos para los habitantes del país nipón. El otoño japonés te invita a disfrutar de una eclosión cromática desde los amarillos y ocres hasta los rojos y naranjas. Cuando llega el momiji, el increíble otoño en Japón, los colores te envuelven en una magia inigualable. La llegada de las hojas otoñales, llamada kōyō, es una de las transformaciones estacionales más populares y deseadas.

Nada más llegar al aeropuerto Internacional de Haneda, te recuerdan que llegas a Japón en otoño. Unas hojas de arce artificiales pero bien imitadas, te dan la bienvenida. Se tratará de mi “primer momiji” del otoño japonés. 

Kōyō y momiji

Existen dos términos que definen el otoño japonés: el llamado kōyō (紅葉) o momiji (もみじ)

Momiji significa “disfrutar del color de los árboles en otoño”, fenómeno natural de este periodo en el que el paisaje de los bosques y los parques se llena de una inmensa paleta de colores entre tonos amarillos y rojos.  De todas las variedades, el momiji es la hoja más representativa de la época del kōyō por el intenso color rojo que alcanza, e incluso en ocasiones la palabra kōyō escrita con kanji (sinogramas utilizados en la escritura del idioma japonés) es leída como momiji, que es el nombre genérico que reciben las distintas variedades de arce.

Momiji, el increíble otoño en Japón

Los japoneses tienen una devoción por la naturaleza y es una de las curiosidades que encontrar en el país nipón. Con siglos de tradición por su religión, el sintoísmo, que considera al hombre y el entorno un todo con un importante vínculo. En otoño, los bosques y jardines japoneses se convierten en un verdadero espectáculo. Los árboles que simbolizan esta estación son, sin duda, el arce japonés y el ginkgo. En solo unas semanas sus hojas cambian de color por completo, tiñéndose respectivamente de un rojo intenso y de amarillo dorado antes de caer. 

Momiji, el increíble otoño en Japón

Calendario otoñal japonés

La temporada de momiji comienza a mediados de septiembre y dura aproximadamente tres meses, y avanza al revés que el Sakura, la floración del cerezo, de norte a sur.


Para poder contemplar los colores otoñales en todo su esplendor, lo mejor es informarse previamente en el mapa por zonas/ciudades del estado del momiji


El mapa se va actualizando a medida que el cambio de color va pasando por el país de norte a sur. La isla de Hokkaido, la más fría y norteña, es la primera de Japón en ver cómo las hojas se tornan amarillas, naranjas, rojas y púrpuras, seguida de la región de Honshu, la más grande y la que alberga las principales ciudades del país. En estas zonas, podemos disfrutar del momiji desde mediados de septiembre hasta finales de octubre. Las últimas regiones en recibir el momiji son las situadas más al sur del archipiélago como las islas de Okinawa, a comienzos de diciembre.

Momiji, el increíble otoño en Japón

Hay un inconveniente, la información actualizada de la página web de la Agencia Meteorológica de Japón está en japonés, así que es necesario echar mano de Google Translate o también son muy útiles webs especializadas en Japón como la de Japonismo que publica anualmente el calendario de momiji

En mi experiencia personal de mi último viaje por libre a Japón en otoño del 2019, pude disfrutar del momiji desde el 5 al 26 de noviembre, entrando por Tokio y saliendo por Osaka. Construí mi itinerario para que coincidiera con el momiji a mi paso por los Alpes japoneses y la ciudad de Kioto, lugares que recomiendo fervientemente para gozar del otoño japonés. Los jardines de Kioto lucen preciosos en esta estación del año, los disfruté muchísimo y los paisajes de los maravillosos Alpes japoneses me dejaron realmente enamorada. 

El arce japonés

Momiji, el increíble otoño en Japón

Sin ninguna duda, es la estrella del momiji, el increíble otoño en Japón. Si hay un árbol que logra un fuerte protagonismo en los otoños japoneses es el arce japonés o Acer palmatum. Este arbusto o pequeño árbol de hoja caduca, su estampa zen y el cromatismo de sus hojas que transita desde el verde tierno o el burdeos de la primavera hasta el amarillo y el rojo fuego del otoño, se han convertido en apreciadísimos ejemplares en jardines y terrazas de Europa.

Sus pequeñas hojas de varias puntas son las que ofrecen el mayor cambio en el espectro. Cuando accedes a un jardín japonés en otoño y te reciben sus arces de hojas rojizas, te embarga la emoción de tanta belleza.  

El arce se cultiva en Japón desde hace siglos y sus variedades son numerosas. El Acer palmatum en su variedad dissectum es un tipo de arce japonés un poco diferente al que estamos acostumbrados a ver. Sus hojas son más finas y pequeñas, pero también muy numerosas lo que contribuye a aportarle una elegancia única. En otoño luce precioso.

Momiji el increíble otoño en Japón
Acer palmatum en su variedad dissectum

¿Se pueden comer las hojas de arce?. A la vista de la señora que encontré friéndolas en un gran recipiente, sí. Nunca en mi vida había visto hojas de árbol fritas hasta que fui a visitar el Jingo-ji Temple ubicado en las montañas de Kioto. No pude resistir comprar a la abuela una bolsa de tempura de hojas de arce por 500 yenes (algo más de 4€). Probarlas fue una nueva experiencia.  

Momiji el increíble otoño en Japón
Tempura con hojas de arce

Las hojas de arce están presentes en cualquier detalle. Incluso en telas, pañuelos y estampaciones  varias. Hasta cuando haces compras, te recuerdan la estación del año. 

Momiji el increíble otoño en Japón

Los Alpes Japoneses

En un viaje otoñal por Japón no pueden faltar los Alpes Japoneses. Unos paisajes espectaculares con increíbles colores en esta estación del año. Pueblos que parecen haberse detenido en el tiempo como la aldea histórica de Shirakawago, Patrimonio de la Humanidad. La había visto tantas veces en fotografías y reportajes que temía pudiera defraudarme. Todo lo contrario, superó ampliamente tus expectativas. La aldea de Shirakawago es famosa por sus casas rústicas de estilo gassho-zukuri, con tejado triangular de paja. Algunas de ellas son muy antiguas y nos dan idea del Japón de hace más de 200 años. 

Momiji el increíble otoño en Japón

Los días que dediqué a los Alpes japoneses fueron de los mejores del viaje. El casco histórico de Takayama, la mejor población para acceder a Shirakawago, es un precioso antecedente de lo que te espera. En el santuario Sakurayama Hachimangu se organiza el famoso festival de otoño de Takayama cada mes de octubre. 

Los jardines de Kioto

Kioto es uno de los puntos claves del momiji, el increíble otoño en Japón. Ya es una gozada visitar la antigua capital del país en cualquier época del año, pero en otoño es realmente especial.

Muchos japoneses viajan en sus días libres a los mejores jardines en los que poder disfrutar de los intensos colores de los árboles en plena naturaleza. De los muchos que se pueden disfrutar, he seleccionado tres:

  • Kiyomizudera o Kiyomizu-dera (清水寺)

  • Kinkakuji (金閣寺), Pabellón Dorado

  • Jingo-ji (神護寺)

Kiyomizudera o Kiyomizu-dera (清水寺)

Literalmente significa “templo del agua pura” y es uno de los templos budistas más famosos de JapónUna imagen extraordinariamente famosa y espectacular que se potencia cuando llega el otoño, haciendo que toda esa ladera parezca una falda roja gracias a los colores de los arces que hay por debajo.

Momiji el increíble otoño en Japón
Templo Kiyomizudera, Kioto

Ha sido reabierto tras varios años de restauración y ahora luce en todo su esplendor. En 1994 fue nombrado Patrimonio Mundial de la UNESCO. Fundado en el año 780 sobre las colinas boscosas de Higashiyama (al este de Kioto), su nombre proviene de las aguas puras de la cascada Otowa, alrededor de la cual se edificó el templo. A pesar de su grandes dimensiones, se llena de gente ya que es uno de los templos más visitados de Kioto, así que es recomendable madrugar y ser de los primeros en llegar para disfrutarlo tranquilamente.

Kinkakuji (金閣寺), Pabellón Dorado

Uno de los iconos de Japón. El Pabellón de oro es un precioso templo zen situado al norte de Kioto. He tenido la oportunidad de visitarlo en dos ocasiones, en verano y otoño y no puedes resistirte a sus encantos, especialmente en esta última estación del año. Su equilibrio estético y los preciosos jardines que le rodean lo hacen irresistible. Es magnífico. Está recubierto con pan de oro y fue nombrado Patrimonio Mundial de la UNESCO en el mismo año que el templo anterior. Fue construido en 1397 como villa de descanso y se acabó convirtiendo en un templo zen de la secta Rinzai. No es de extrañar es un lugar tan bucólico y maravilloso que incita a la meditación.

Jingo-ji (神護寺)

Jingo-ji es un templo budista en Kioto. Se encuentra en el monte Takao, al noroeste de la ciudad. Tardé una hora en llegar tomando un JR Bus desde el centro de Kioto pero vale absolutamente la pena. No es de los templos mas turísticos y en otoño, al estar rodeado de bosques, es realmente precioso. Hay varios tramos de escaleras tortuosas hasta alcanzar el templo. Los tonos otoñales te envuelven mientras vas ascendiendo. 

Son inacabables los lugares en Japón para disfrutar del momiji. Una de las experiencias viajeras más impactantes que puedes experimentar es viajar a Japón en otoño a cazar colores

Qué mejor manera de finalizar este artículo del Momiji, el increíble otoño en Japón que con un poema medieval japonés:

«Akiyama no, momiji o shigemi, madoinuru, imo o motormen, yamamichi shirazumo»

«En la montaña de otoño,

como está tan frondoso el momiji,

has desaparecido.

¡Amor mío, voy a buscarte,

pero no conozco la senda!»

Autor entrada: Bea

Soy Bea. Me encanta viajar y fotografiar. Viajo desde siempre y siempre que puedo . Conocer , experimentar y rodar por el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *